Opinión

OPINIÓN

Cara a Cara

Guido Alejandro Arana Hace 5/13/2019 7:00:00 AM

Finalmente, se entregó Pedro Montenegro, el acusado de narcotráfico que causó un tremendo revuelo político en el país. Un auto supremo de 2015 ordenaba su aprehensión para cumplir con un pedido de extradición y se espera que se sigan todos los trámites para dar curso a esta solicitud. Se trata de otro capítulo en una trama compleja que genera mucha preocupación. En la última década, y también antes, han sido varios los casos de policías vinculados con el tráfico de estupefacientes, algunos de ellos con muy alto nivel jerárquico. Entonces, la misión del Gobierno no solo es cumplir la ley en relación con Montenegro, sino fundamentalmente limpiar la Policía Nacional y cualquier otra institución que hubiera sido vulnerable a la penetración de la mafia organizada. Todos los poderes del Estado deben ser impecables con sus acciones, porque no solo la ciudadanía boliviana está atenta a lo que hagan, también lo está la comunidad internacional.

La seguridad de los datos personales es un tema que tendría que tener la máxima atención. Internet es parte de la vida de todos y muchos ni siquiera imaginan lo vulnerables que son en la red. Abundan las estafas, el ataque a la privacidad y otros peligros que podrían ser evitados si todos supieran cómo protegerse. Hasta debería ser una asignatura en colegios y universidades. En lo institucional y legal, hay un anteproyecto de Ley de Datos Personales que está en análisis y hay una tarea de socialización de su contenido.

A propósito de internet, no tarda en comenzar una campaña electoral más agresiva en las redes sociales. Los estrategas saben que ese es un espacio que no deben desaprovechar, siguiendo el ejemplo de otros países donde Facebook, Twitter y WhatsApp fueron clave para la divulgación de mensajes. Pero, ojo que también son el mejor espacio para difundir noticias falsas y para intentar manipular las emociones de los electores, a quienes les toca estar atentos y no ser presa fácil.