La goleada que recibió la selección sub-23 frente a Argentina (5-0), sigue dando qué hablar, y esta vez, el técnico de Bolívar César Vigevani reflexionó que en el país se carece de torneos competitivos y mayor inversión en divisiones inferiores para estar a la altura de otros países de la región.

En la academia celeste se sigue pendiente la rotación de los jugadores sub-20 en las distintas formaciones para los partidos de la División Profesional. En conferencia de prensa, Vigevani apuntó su crítica sobre la necesidad de contar a esa edad con jugadores consolidados para los torneos internacionales bajo los estándares de otras ligas internacionales.

Con pasado en las divisiones de River Plate de Argentina, el técnico celeste apuntó a potencia la parte física y formativa. Sobre los torneos, Vigevani lamentó que la competencia en el país empiece tarde (agosto) cuando en Argentina, el jugador de 15 años empieza en la última semana de febrero hasta la primera semana de diciembre.

"Si la Federación no entiende este problema y busca una inversión, además de apoyo del Estado para que el año que viene una sub-15, sub-17 y sub-19 empiece a jugar en marzo y termine en diciembre y se enfrente a los clubes a nivel nacional, nunca a vamos a estar a la altura de esos países que tienen otro tipo de competencia interna", comentó en conferencia de prensa.

Bolivia encaró el amistoso con Argentina con futbolistas que juegan en los clubes profesionales; sin embargo, el equipo nacional no pudo aguantar el ritmo físico de su adversario.

El técnico también mencionó que la formación debe apuntar a lograr futbolistas que rindan en los clubes profesionales, más allá de los títulos que puedan conseguir.

“Si vos me traes tres campeonatos de la sub-15, sub-17 y sub-18, me traes las tres copas en tres años y yo no tengo un jugador en primera división, para mí esas copas no me sirve. Ahora si no me traes ninguna copa, pero me traes cinco chicos que se consolidaron en primera división, para mí es como 20 trofeos”, sostuvo el entrenador del último campeón.