Ni las piscinas, ni los dormitorios de lujo y ni los enormes jardines consiguieron que algunas celebridades conserven sus mansiones, que, además de su fama, son la muestra de la increíble fortuna que poseen.

Son muchas las estrellas que decidieron vender sus casonas, tal vez porque desean cambiar de residencia, por los enormes gastos de manutención que implican o por los altísimos impuestos. Lo cierto es que cada vez más personajes se suman a esta lista de vendedores y muchos de ellos no encuentran comprador para sus propiedades por las exorbitantes cifras que piden por ellas.

Michael Douglas no consigue deshacerse de su mansión en Mallorca. La propiedad, llamada S’Estaca, está en el mercado desde 2014, cuando la ofrecieron por más de $us 55 millones. Actualmente su precio bajó a $us 29 millones. Está formada por siete edificios, repartidos en 77 hectáreas, con 10 habitaciones.

De igual manera, la actriz Emma Stone puso a la venta su impresionante mansión en Beverly Hills por casi $us 4 millones. La vivienda tiene cuatro dormitorios, cinco baños, piscina, jardín, sala de cine, bar y otras estancias, sobre 360 m2.

Melanie Griffith recibió $us 4 millones por su casa en Aspen. La casa, en una montaña, era muy visitada por la actriz, pero esta la seguía vinculando a su expareja, Antonio Banderas, con quien la compró, así que decidió deshacerse de ella.

Como estos famosos, la actriz Sandra Bullock y las cantantes Katy Perry y Malú se pusieron en campaña para vender sus ‘castillos’. Mirá la galería con las fotos de sus propiedades.

3. Emma Stone. Su casa, al estilo de los 50, vale $us 4 millones
5. Michael Douglas. Bajó el precio de su mansión porque nadie la compra
6. Orlando Bloom. Vende su casa en Los Ángeles (EEUU) a $us 8 millones
2. Malú. Pide $us 1 millón por su chalet en Madrid (España)