Estados Unidos endureció ayer su postura frente a lo que llama “la troika de la tiranía” anunciando que permitirá demandas contra firmas extranjeras presentes en Cuba, limitando las remesas y los viajes hacia la isla y decretando nuevas sanciones para Venezuela y Nicaragua.

El Gobierno estadounidense aumentó la presión contra Cuba, pese a las advertencias de sus socios europeos, dando un portazo a la flexibilización de su predecesor Barack Obama, quien consideró que la estrategia impulsada por Washington no había dado resultados.

“Cuando Venezuela sea libre, y Cuba sea libre y Nicaragua sea libre, entonces este va a ser el primer hemisferio libre de toda la historia de la humanidad”, dijo el presidente Donald Trump.

Por la mañana, el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció que el 2 de mayo entrará en vigor una norma que permite demandar en tribunales estadounidenses a empresas extranjeras presentes en Cuba que gestionan bienes confiscados tras la revolución, terminando con una exención de dos décadas, pese a las advertencias de sus socios. 

Cuba, a través de su ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, repudió “enérgicamente” el anuncio y dijo que “es un ataque al derecho internacional y a la soberanía de Cuba y de terceros Estados”.

Tags