Escucha esta nota aquí

Al frente en todas las encuestas de opinión a tres meses de las elecciones generales en Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva ratificó ayer que sigue siendo candidato presidencial y demanda la revisión de su caso ante la justicia.

El ex presidente brasileño, que purga una condena de 12 años de prisión por corrupción, reiteró su inocencia y criticó a la justicia por mantenerle preso sin supuestas pruebas de su culpa, en una carta divulgada ayer.

“No he cometido ningún crimen. Repito: no he cometido ningún crimen” afirmó Lula en la carta divulgada por el Partido de los Trabajadores (PT) y en la que desafió a sus acusadores a presentar “al menos una prueba material” que enlode su inocencia.

“Soy candidato a presidente de la República. Desafío a mis acusadores a presentar esta prueba hasta el 15 de agosto de este año, cuando mi candidatura será registrada en lajusticia electoral”, aseguró Lula en la misiva, que también fue compartida a través de los portales del exmandatario en las redes sociales.

Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, fue condenado luego de que se diera por probado que recibió un apartamento de lujo en la localidad de Guarujá, en el litoral de San Pablo, a cambio de beneficiar a la constructora OAS en la adjudicación de contratos con la petrolera estatal Petrobras.

El exmandatario, preso por corrupción y lavado de dinero desde el 7 de abril, continúa como favorito en las encuestas para las elecciones presidenciales del 7 de octubre en Brasil, pese a la condena que le deja virtualmente inhabilitado.

Lula da Silva tiene 33% de intenciones de voto, señala la encuesta de Ibope para la Confederación Nacional de Industrias (CNI).

Le siguen el diputado y excapitán del Ejército Jair Bolsonaro con 15%, Marina Silva con 7% y el centroizquierdista Ciro Gomes junto al exgobernador centroderechista de San Pablo Geraldo Alckmin, con 4%.

En ausencia de Lula, cuya candidatura debería ser impugnada por la justicia electoral, Bolsonaro obtiene 17%, Silva sube a 13%, Ciro Gomes a 8% y Alckmin a 6%.

El voto de Lula parece por el momento poco transferible dado que el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) Fernando Haddad, exalcalde de San Pablo, un posible candidato de sustitución, obtendría apenas 2% de los votos.

La legislación de Brasil impide postular a un candidato con una condena ratificada en segunda instancia, como es el caso de Lula, por lo que si el Partido de Trabajadores (PT) le inscribe, es posible que las autoridades electo- rales lo veten.

No obstante, la justicia electoral no se ha pronunciado al respecto y solo podrá hacerlo en caso de que la candidatura de Lula sea oficializada, es decir hasta el próximo 15 de agosto, fecha en que el exmandatario ha anunciado su inscripción.

En la carta, Lula repudió las “maniobras” de las cuales ha sido “víctima”, y señaló que lo único que quería era que las autoridades policiales y judiciales que investigan las corruptelas en Petrobras “muestren a la sociedad una única prueba material de que he cometido algún crimen”.

Lula reiteró ser víctima de una persecución política que comenzó “con base en una mentira publicada por el periódico O Globo, atribuyéndome la propiedad de un apartamento en Guarujá”, con lo que, según él, se dio inicio a la investigación que lo llevó a la condena que hoy cumple en una celda en la sede de la Policía Federal en la sureña ciudad de Curitiba.

Temer asegura que el próximo presidente tendrá que continuar con su programa de reformas estatales

El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó ayer que el Gobierno que surja de las elecciones del próximo 7 de octubre deberá mantener su programa de reformas, pues "no puede haber interrupciones" en el "proceso de desarrollo" de un país.

Temer participó en un evento que congrega en Brasilia a unos 2.000 empresarios y ha sido convocado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI), que presentó una serie de recomendaciones para los candidatos presidenciales, a algunos de los cuales escuchará en una conferencia que se celebrará hoy.

Básicamente, los empresarios pidieron apoyo a las reformas que ha impulsado Temer y demandaron "continuidad", en especial en torno a un proyecto que busca endurecer el acceso al deficitario sistema de jubilaciones, que afecta las cuentas públicas y tiene impacto en todo el escenario macroeconómico.

Esa reforma quedó en el tintero por falta de apoyo parlamentario, pero, según Temer, "los candidatos deberán decir si son a favor de una reforma de las jubilaciones que ayude a equilibrar las cuentas públicas o no" y también tendrán que sentar posición sobre otras iniciativas del Gobierno, como las privatizaciones.

Tags