Escucha esta nota aquí

El nuevo aeropuerto de Pekín-Daxing, el aeródromo de una sola terminal más grande del mundo, comenzó a operar ayer, cinco días antes de lo previsto inicialmente, informó la prensa estatal.

El presidente de China, Xi Jinping, declaró inaugurada la infraestructura, cuya construcción comenzó en 2015 y cuya apertura coincide con el 70 aniversario de la fundación de la República Popular, el próximo 1 de octubre.

El aeropuerto de Daxing cuenta con cinco pisos y una superficie de 103 kilómetros cuadrados. También es el primer recinto aeroportuario en incorporar dos  plantas dedicadas exclusivamente a las llegadas de pasajeros -una para vuelos domésticos y otra para internacionales-, así como otras dos a las salidas.

Entre las aerolíneas extranjeras que operarán desde Daxing se encuentran AeroMéxico, Aerolíneas Argentinas, Air Europa, Air France, Alitalia, Aeroflot y KLM, así como British Airways, con vuelos directos a Londres, además de grandes compañías aéreas chinas como China Eastern y China Southern.

En declaraciones a la prensa durante una visita guiada en marzo, el director general del proyecto, Li Yianhua, explicó que el diseño radial del aeropuerto permitirá llegar a cualquier puerta de embarque “en seis minutos” una vez se pasen los controles de seguridad.

Una de las razones que motivaron su construcción fue, según sus promotores, la de descongestionar el Aeropuerto Internacional de Pekín Capital, que sobrepasó por primera vez en 2018 los 100 millones de pasajeros anuales.

Las autoridades chinas esperan que para 2025 el nuevo aeropuerto reciba a 72 millones de pasajeros, una cifra que prevén que “a largo plazo” aumente hasta los 100 millones.

Tags