Escucha esta nota aquí

El expresidente y candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, se refirió a que el proceso que existe contra la exgerenta de PAT y ahora integrante de su frente, Ximena Valdivia, por el presunto delito de legitimación de ganancias ilícitas por depósitos de más de $us 800.000, realizados entre 2002 y 2003, habría prescrito, y esa afirmación generó una ofensiva en la que coincidieron el oficialismo y el candidato de Bolivia Dice No, Ócar Ortiz.

“No vamos a rendirnos ante esas amenazas basadas en un hecho que, de haber sido un hecho irregular, prescribió hace más de 16 años”, dijo el miércoles el presidenciable durante una entrevista con Amalia Pando. Ortiz, que apareció en la plaza Murillo junto a su candidata a la Vicepresidencia, Shirley Franco, envió un mensaje a su oponente: “Señor Mesa, en política la corrupción no prescribe.

No puede pretender ser presidente quien no explica un posible caso de malversación de gastos reservados y se quiera acoger a la prescripción. Eso va absolutamente contra la ética, con los principios de quienes queremos un cambio”.

El diputado oficialista Lino Cárdenas también dijo que los delitos en corrupción no prescriben, y recalcó que el expresidente hizo una confesión cínica. “Ofrece un elemento fundamental de que pudo cometer un ilícito. Se le carga toda la responsabilidad a Valdivia, cuando el responsable es precisamente Carlos Mesa”, apuntó.