Activistas por el medioambiente, por un lado, y profesionales de cinco colegios ligados a la situación por incendios, por el otro, se han manifestado pidiendo casi lo mismo al Gobierno: la declaratoria de desastre nacional y la derogación de leyes y decretos que, a su entender, permitieron que la situación se escapara de las manos.

La Cumbre Nacional por la Defensa de los Bosques, después de siete horas de debate y trabajo en mesas, acordó un manifiesto que en una fecha tan significativa para Santa Cruz (24 de septiembre) conformó la Coordinadora Intersectorial en Defensa de la Naturaleza y los Pueblos. La misma se ha declarado en estado de emergencia y de movilización permanente.

Decidieron como primer punto respaldar y fortalecer la Marcha Indígena por la Vida y en Defensa del Bosque, que viene desde la Chiquitania hacia Santa Cruz de la Sierra y, además, van a proponer que la marcha se amplíe hasta llegar a la sede de Gobierno.

Además, plantearon una serie de exigencias, entre ellas la declaratoria de desastre nacional, que busca activar los protocolos de ayuda internacional. Así también la abrogación de la Ley 741, Ley 1098, el Decreto Supremo 3874 y el Decreto Supremo 3973, que ahora están en el ojo de la tormenta.

También exigen un juicio de responsabilidades contra el presidente Morales y sus colaboradores; la anulación inmediata de los convenios, contratos y acuerdos que se han dado en atención a la ampliación de la frontera agrícola; identificar y procesar a los autores materiales de los incendios, revertir la dotación de tierras y concesiones mineras en las áreas protegidas y de vocación forestal; y lo más novedoso: la creación de un registro nacional de bomberos para dotar a todos los que se registren de seguro de salud gratuito, equipamiento y capacitación continua.

“Vamos a realizar una serie de medidas de movilización y de calle porque este Gobierno no ha dado oídos a ni una sola de las demandas que se vienen solicitando hace más de dos meses desde distintas instituciones”, advirtió Eliana Torrico, miembro de la recién conformada coordinadora.

Por su parte, los colegios de Ingenieros Agrónomos, Médicos Veterinarios, Ingenieros Forestales, Biólogos e Ingenieros Ambientales hicieron su propio pronunciamiento para exigir al Gobierno la declaración inmediata de desastre nacional; así como exigir a la Gobernación la convocatoria inmediata y el funcionamiento de la Comisión Agraria Departamental; y exigir a la Contraloría General la ejecución de una auditoría ambiental de manera inmediata a los tres niveles de estado y sus brazos operativos (Sernap, INRA, ABT, AJAM) “para determinar el grado de cumplimiento de sus funciones como servidores públicos, que ha conllevado a la generación de impactos severos al medioambiente”, dice el documento socializado por ellos.

Los marchistas

Según Adolfo Chávez, representante de la Coica (Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica), los marchistas siguen caminando y hoy descansarán a orillas de la carretera. Mañana continuarán hasta ingresar a San José de Chiquitos. Son más de 200 los marchistas y siguen llegando otros caciques a reforzar la misma.

Los marchistas están necesitados de camping y chinelas para seguir con su cometido.

TARIJA REPORTA QUE SE CONSUMIERON MÁS DE 1.000 HECTÁREAS EN SERRANÍA DE SAMA PRODUCTO DE LOS INCENDIOS
El alcalde de Tarija, Rodrigo Paz, informó de que el fuego ya consumió más de 1.000 hectáreas en la serranía de Sama y que se trata de un fuerte impacto medioambiental.

“Ya son siete días (hasta ayer) que no se logra controlar por completo el fuego. Hubieran visto las liebres, los conejos, cómo bajan del cerro a buscar espacios seguros. Realmente el impacto medioambiental es muy grande y los riesgos para los que están luchando contra los incendios son muy altos”.

De acuerdo con un reporte de la Alcaldía tarijeña, el equipo de bomberos y voluntarios logró controlar las quemas en el flanco sur del incendio, pero aún en la cabecera de Pinos Norte, a la altura de donde se encuentra la toma de agua, rebrotó el fuego.

Por ese motivo, los equipos que todavía se encuentran en el lugar fueron replegados en la zona para realizar las acciones de mitigación.

Por su parte, el teniente Álvaro Maraz, de la Unidad de Bomberos de la Policía en Tarija, manifestó -según un reporte de la red ATB- que el equipamiento con el que cuentan está quedando reducido porque se rompió un número considerable de matafuegos y las mochilas que utilizan se encuentran en mal estado y no botan agua.

Además, algunos de los efectivos tienen las rodillas y tobillos lastimados debido a las subidas y bajadas a los cerros.