Escucha esta nota aquí

La convocatoria a los padres de familia que tengan hijos menores cinco años para que, sin importar si ya recibieron la dosis, los hagan vacunar contra el sarampión ha surgido a raíz del rebrote de esta enfermedad en países vecinos como Perú y Brasil, así como en EEUU y Canadá donde el número de casos supera el centenar, respectivamente.

Joaquín Monasterios, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), pidió a la población tratar con seriedad el asunto. Recordó que esta es una enfermedad puede llevar a la muerte y que pese a que fue controlada en el Bolivia, no significa que no vuelva a aparecer importada de otros países.

Para prevenir pidió que todos los niños menores de cinco años sean vacunados, sin importar si ya recibieron la dosis. Los padres de familia deben apersonarse a cualquier centro de salud donde accederán a la vacuna de forma gratuita.

Anualmente en el departamento se vacuna a 55.000 infantes, pese a ello –explicó Monasterios- actualmente hay 75.000 niños que no están protegidos contra este mal.

Ya se han reportado casos de sarampión en EEUU (174), Canadá (195), Brasil (5) y Chile (3). “El virus puede ser importado al país por eso es necesario prevenir y la única forma de hacerlo es con la vacuna”, reiteró el responsable del Sedes.