Escucha esta nota aquí

El 26 de noviembre de 2016, dos días antes del trágico accidente del avión de LaMia, con el saldo de 71 personas muertas y seis supervivientes, se entabla una conversación vía chat entre la administradora de la empresa,  Miriam Flores, y un funcionario de nombre Ángel. Se referían a la compra de jet fuel, expresando preocupación por la falta de dinero y los pagos para el cumplimiento del itinerario de sus vuelos a diversos destinos. 

La charla denotaba que no había dinero disponible para hacer la compra total del jet fuel e incluso se cita al extinto piloto Miguel Quiroga, en quien se deposita la confianza de que lograría cumplir con las exigencias que pide la aeronavegación.

Las comunicaciones la mañana de ese día están registradas en la página 8 del informe pericial al teléfono de la administradora de LaMia, Miriam Flores,  realizado por el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), en cumplimiento al requerimiento de la Fiscalía anticorrupción. 

Chats preocupantes
El funcionario Ángel, de LaMia, se comunicó el 26 de noviembre con Miriam Flores. “Buenos días Sra. Miriam, disculpe la molestia, luego de saludarla y esperando que se encuentre bien, le consulto lo siguiente. ¿Tenemos dinero disponible en yacimientos?, necesitamos cargar 10.000 litros el día de hoy”.  

La administradora le respondió “solo hay Bs 14. 000”. Ante esto Ángel pregunta el precio del combustible y Miriam le responde “nacional Bs 2,77 que debemos cargar así. Ayer hablamos con Miki, el dinero del servicio nos llega el lunes”. Ante esto Ángel dice: “nos alcanzaría entonces para pagar la mitad. ¿Cómo podríamos hacer con el resto que necesitamos?”. 

La comunicación sigue y Miriam escribió: “se tendrá que pagar bajo ala, pero en bolivianos porque si es dólares nos cotizan muy bajo. Miki está buscando dinero o viendo alternativas. Puede hablar con él porfa”.

Peligroso desorden 

EL DEBER trató de recoger la versión de las autoridades de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para conocer los procedimientos y los requisitos que se deben cumplir para el aprovisionamiento de combustible de aviación para las naves, sin embargo no fue posible.

Consultados pilotos y algunos militares aviadores, que pidieron reserva de su identidad, señalaron que la nave de LaMia es a turbina igual que un boing y que consume jet fuel mucho más caro. Además, toda empresa aérea debe cumplir una serie de requisitos y tienen cupos asignados de combustible con pagos quincenales o mensuales generalmente con tarjeta. Señalaron que el pago en ala que se cita en las conversaciones de chat significa pago en efectivo y que esa posibilidad no es tan correcta, porque los pagos se los hace de manera anticipada mensual o quincenalmente. 

Según los entendidos, el jet fuel o combustible de avión es diseñado para uso en aviones propulsados por motores de turbina producidos bajo especificaciones internacionales estandarizadas. Según las primeras pesquisas, la nave CP-2933 de LaMia, que transportaba al club Chapecoense se estrelló a 50 kilómetros de Medellín-Colombia, luego de sobrevolar 22 minutos esperando aterrizar. Se quedó sin combustible para permanecer en el aire.

 Las revelaciones

Carencias de sueldos y viáticos
En los informes del peritaje, que consta de 109 páginas y que está en poder de la Fiscalía anticorrupción, se registra la falta de pago de sueldos de hasta cuatro meses de retraso. Asimismo de súplicas para el pago de viáticos, la carencia económica incluso para el pago de hoteles para los funcionarios en viajes a otros países.

Las investigaciones
El peritaje registra también 30 documentos entre certificaciones, fotografías y facturas de LaMia, además de audios.