Escucha esta nota aquí

Oriente estuvo a tiro, a un paso de sacarse la bronca que arrastra desde hace semanas. Pero no fue efectivo y el 1-1 ante Wilstermann, en el Tahuichi, lo castigó. Pudieron haber marcado Franco, Pérez, García y Castillo sobre el final, pero las manos del meta Arnaldo Giménez evitaron una derrota del aviador, que por cierto, hoy es el único líder con 29 puntos. Oriente, busca un consuelo y no lo pilla en un momento en que se hace fuerte el grito de un nuevo DT.

La noche de este jueves no fue superado, pese a que se enfrentaba al mejor equipo del torneo. Se mantuvo firme atrás, salió rápido por las bandas con Pérez y García y hasta por momentos controló sin líos el medio con Gamarra y Rojas. La cantidad de situaciones que generó en el primer tiempo fue la clara muestra, pero le faltó marcar. Wilster se vio sorprendido, ‘Pochi’ Chávez lució casi huérfano (Serginho no jugó por lesión) y Álvarez estuvo lejos de las jugadas de riesgo.

En el primer tiempo Oriente fue más, pudo haberse ido al descanso con el marcador a su favor, pero no logró concretar, primero con un cabezazo de Áñez y luego con arremetidas de Franco en la que no estuvo fino frente al meta Giménez. Un potente remate de Jhon García y una chilenita de Julio Pérez completaron las chances en una etapa en la que se fue con sabor a poco. Lo de Wilster fue poco lúcido y de no ser por Giménez, el marcador pudo ser otro.

En el complemento se puso en ventaja a los 56’ gracias a su mejor hombre, Lucas Mugni, que de tiro de esquina sorprendió a Giménez con un gol olímpico. Los aviadores consideraron que la pelota no entró, aunque el línea Willian Medina, no dudó un instante en correr hacia el centro para convalidad un gol ansiado, esperado y bien festejado por toda la parcialidad local. Marín Camacho y el resto del banquillo, explotó de alegría. Era un gol que otorgaba confianza.

Wilster comenzó a reaccionar, el DT Cristhian Díaz introdujo a ‘Tonino’ Melgar, Ramiro Ballivián y Nilson para darle posesión y salida rápida a su equipo y lo consiguió. A los 70’ una arremetida de Nilson que permitió rematar de primera a Álvarez, hizo que el balón diera en la mano de Olguín y el árbitro decretara penal. Lo pidió Melgar y lo convirtió el mismo volante cruceño descolocando (71’) a Quiñónez que prácticamente quedó parado e impotente.

Pero Oriente no se rindió, Mugni alzó la bandera y se lanzó al ataque apoyado luego por Castillo que ingresó en el tramo final. El ‘Negro’ pudo haber liquidado a los 87’ pero otra vez las prodigiosas manos de Giménez, evitaron una caída que pudo ser dura. Al final, el 1-1 no se movió, los albiverdes siguen sin conseguir un triunfo en medio de una preocupación constante de los hinchas que esperan tener un entrenador oficial cuanto antes. El domingo se viene otro desafío, porque Bolívar buscará recuperar la punta en el Tahuichi.