Con una inversión total de 26 millones de nuevos soles peruanos (unos siete millones de dólares) y un plazo de 300 días, la Empresa nacional de Puertos (Enapu) del Perú, firmó el contrato para dar inicio a las obras de mantenimiento del muelle donde la carga boliviana se concentra para su exportación o importación a ultramar.

En los últimos meses, la carga por este puerto ha ido en aumento. Producto del interés boliviano, es que el Gobierno del vecino país, ha dado luz verde a la inversión que como segunda etapa, prevé la ampliación del muelle y de los almacenes.

“Está previsto que el primer contrato, sea solo para restituir la infraestructura actual desde fin de mes y por 300 días. La siguiente etapa es crecer. Se prevé 50 metros de longitud y 10 metros en ancho para tener una plataforma mayor dentro del área del muelle, de tal manera de colocar grúas, cargadores y poder hacer las maniobras correspondientes con mayores cargas. El crecimiento será hacia el lado norte del sector”, manifestó el viceministro de Transporte del Perú, Carlos Estremadoyro.

La confirmación se realizó la anterior semana, luego de la firma del contrato de las obras entre Enapu y el Consorcio de Ilo. Los recursos saldrán del Gobierno Central y de la propia empresa que administra el muelle.

La autoridad manifestó la intensión de que en las próximas obras se instale un “Shore Tension”, mareógrafo y otros equipos con recursos de Enapu en Ilo, además del mejoramiento en la zona de almacenes. Para ello, Juan Arrisueño presidente de Enapu dijo que se analiza la posibilidad de trasladar las oficinas administrativas que están junto a la terminal, hacia una zona que permita ceder ese espacio para ampliar el puerto.

Se aseguró que la programación para la construcción del proyecto, no afectará el movimiento portuario normal.

La Obra beneficia a Bolivia

El viceministro Carlos Estremadoyro señaló que se intervendrá la plataforma y los pilotes que están dañados por las condiciones climáticas y por los golpes de los buques que llegan al muelle, así como la reparación de la viga mandil.

“Estamos intensificando nuestras operaciones en este puerto. Al mes de agosto, alcanzamos los volúmenes del año pasado que han sido superiores a los años anteriores y esperamos que haya fin de año, tengamos cifras record. El reto es que el próximo año, sigamos creciendo más, para eso, tenemos que prepararnos con anticipación. Tenemos un plan de intervención. Ya rompimos la inercia, esta modorra y esto va a empezar a crecer. Si no nos preparamos como puerto y ciudad, vamos a perder esta carrera”, dijo Estremadoyro, refiriéndose al crecimiento de la carga boliviana y al proyecto del Tren Bioceánico.
Bolivia satisfecha

Al respecto, la Administración de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B), manifestó que se constituye en un gran avance esta inversión de 26 millones de soles por parte del Ministerio de Transportes y Comunicaciones del Perú desde la firma de convenio suscrito en 2017 con ASP-B.

Se evidencia el interés de la hermana república para continuar potenciando al muelle y ofrecer las mejores condiciones a los operadores de comercio exterior boliviano para importación y exportación”, dijo el gerente de la entidad estatal boliviana, Davis Sánchez.

A través de la firma de convenio entre ASP-B y Enapu, se realizaron las gestiones operativas y comerciales para movilizar a la fecha, más de 90.000 toneladas (Tn) desde el 2018, en las que ASP-B, a través del Plan de Diversificación de Puertos, continuará gestionando el arribo de hasta 30.000 Tn de carga, sobrepasando la proyección de 100.000 Tn.

Sánchez contó a EL DEBER que el movimiento de carga por este puerto fue un éxito, intensificado después de la aprobación de la Ley de Cabotaje para que en la gestión 2020 se pueda movilizar y migrar mayor cantidad de carga junto a navieras desde el Callao a Ilo.

“Respecto a la segunda fase de ampliación del muelle, la inversión ayudará a las gestiones operativas y comerciales programadas para el arribo de las naves contenerizadas y descarguío de estas que garantizará mayor confluencia de naves al puerto de Ilo para las próximas gestiones”, explicó.

Arribo de nueva carga

La ASP-B confirmó el arribo de la nave Pelycan Arrow con 6.000 Tn con una ETA (Estimation Time Arrival) para este pasado 14 de septiembre y la Shelter Island moviendo 10.000 Tn con un ETA programado para el 18 de octubre de la presente gestión.

“Consideramos que estas inversiones son un incentivo directo para las navieras, ya que estas empresas buscan mejor infraestructura y mayores niveles de eficiencia al momento de ser atendidos; que, obviamente repercutirá indirectamente en la carga boliviana toda vez que las navieras incluirán a Ilo dentro de su ruta logística, que en esa medida aportará en el objetivo que se proyecta para consolidar a Ilo como un puerto conferenciado”, dijo David Sánchez.