Las semillas certificadas de sorgo, maíz y girasol están a un paso de ingresar a la Unión Europea, toda vez que la solicitud se encuentra en el Parlamento de esa organización internacional, que debe dar la última palabra en los próximos meses.

De darse luz verde, marcaría un hito en la historia de la producción y exportación de semilla boliviana. Carlos Osinaga, director ejecutivo del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf), dijo que se cumplieron todas las etapas del trámite, como ser, la validación de la norma nacional a las leyes europeas, la visita de una comisión europea que verificó en campo y laboratorio cómo se trabaja en Bolivia, y la auditoría técnica, donde se evaluaron las herramientas que se aplican para la certificación de semillas (validación de la calidad).

“Argentina hizo el mismo trámite, pero no superaron las auditorías. Entonces, esto demuestra que nuestro país tiene un buen sistema de certificación de semillas. Debemos esperar la decisión del Parlamento Europeo”, sostuvo.

Precios de exportación

Pedro Pellegrino, presidente de la Asociación de Productores de Semilla, dijo que el mercado boliviano se autoabastece con las simientes, y el siguiente paso es exportar y que si venden a Europa los precios de las semillas lograrían un margen de entre un 10% y 15% más, con respecto a otros mercados externos.

“Cuando uno exporta ingresan divisas.

Las semillas híbridas que vendemos en el exterior pueden variar entre $us 80 a 120 la bolsa de 20 kilos, lo que se traduce en alrededor de $us 6.000 a $us 7.000 por tonelada”.

En tanto, José Luis Llanos, presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Bolivia, dijo que de consolidarse el mercado de Europa, se impulsará el desarrollo de tecnología.

Tags