Felicity Huffman pasará 14 días en prisión por pagar para que su hija ingrese en una universidad de élite. La actriz fue la primera condenada por este escándalo que sacudió el mundo universitario al revelar una trama organizada para facilitar la entrada de jóvenes de familias ricas, falsificando sus notas.

La intérprete de Helen Halston, en Más que madres, se declaró culpable hace cinco meses y pidió perdón por los hechos. La sentencia fue comunicada por la juez Indira Talwani en Boston. La pena incluirá una multa de 30.000 dólares, un año en libertad condicional y 250 horas de servicios a la comunidad, según informó la prensa estadounidense.

Huffman defendió durante el juicio que su hija no sabía nada. En una carta se culpaba. “Mi hija me miró a los ojos y con lágrimas cayéndole por la cara me preguntó: ‘¿Por qué no creíste en mi? ¿Por qué no pensabas que podía lograrlo por mí misma?”. “He puesto en riesgo el futuro de mi hija, la integridad de mi familia y la mía propia”, escribió. La hija de la actriz fue rechazada por la universidad en la que quería entrar tras estallar el escándalo.

Hace unos meses

El caso comenzó el pasado marzo, cuando el FBI lanzó una operacióncontra una red de sobornos que garantizaba a padres ricos el acceso de sus hijos a universidades de élite a cambio de grandes sumas de dinero.

Fueron detenidas 50 personas, entre ellas 33 padres. En el centro de la trama se situaba un hombre llamado William Rick Singer, experto en el sistema de admisión de las universidades, que desde una oficina en California gestionaba las solicitudes. Singer se declaró culpable.