Escucha esta nota aquí

El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, habló el miércoles con EL DEBER sobre los avances del plan de mitigación de los incendios, destacando que ya se está en la última fase de control y ahora se piensa en el plan posincendio.

¿Cómo evalúa el plan de incendios y en cuánto tiempo estima que se llegará a controlar la situación?
No podríamos hablar de fecha ni fijar un plazo, pero sí podemos decir que, prácticamente, tenemos un avance del 70% en el control de los incendios, pues hay varios factores que van a permitir que se dé esta situación. Primero, las condiciones climáticas son favorables (por las lluvias), esperamos que se siga acompañando; segundo, la reducción de incendios, quedan (hasta el miércoles) solo tres municipios críticos.

En el resto, la situación está controlada. ¿Qué nos va a permitir esto? Ya no abarcar ya a los 10 municipios con todas las fuerzas, sino que vamos a priorizar la intervención los municipios más críticos y eso es lo que se está notando.

Por decir ya no estaríamos interviniendo en San José, en Roboré Puerto Suárez, en El Carmen Rivero Tórrez, en San Antonio de Lomerío y donde la situación está controlada.

Se priorizará en los que queda fuego para ir cerrando y terminando las operaciones.

En los municipios donde la situación está controlada hacemos un trabajo de control y vigilancia, además de tareas de liquidación del fuego.

No quiere decir que hemos dejado de intervenir, hay presencia y vamos a continuar trabajando hasta que sea necesario. Hay a un tercer elemento, bajaron las quemas y eso ayuda bastante. Por todo eso, podemos decir que estamos casi ya en la última etapa y, luego, nos abocaremos ya a la fase de recuperación.

La falta de agua es otra preocupación de los municipios...
Se están tomando acciones muy puntuales que son más con un enfoque integral. Dependiendo de las potencialidades hídricas de los municipios, en algunos se harán perforaciones de pozos y en otros, atajados.

Se harán obras concretas que van a permitir que se pueda hacer una buena gestión del agua, es decir, incluir aspectos para que se pueda aprovechar de una mejor manera las fuentes de agua en cada lugar. Con estas intervenciones vamos a atender las necesidades básicas de agua para el consumo humano y para los animales. Mientras tanto, para cubrir la emergencia tenemos una cantidad importante de más de 40 cisternas que están movilizadas y apoyando para poder atender con prioridad la necesidad del agua en todos los municipios.

¿Qué implica el plan posincendio?
El plan posincendio se trabaja sobre la base de una evaluación de daños y necesidades. Esta información nos va a permitir a nosotros tomar decisiones en aspectos importantes que ya el Gobierno ha planteado: el primer componente es la prevención y el segundo es la recuperación, que implica que las familias que han sido damnificadas y afectadas puedan recibir el apoyo a mediano y largo plazo.

Todas las acciones que se han venido realizando hasta el momento son más para poder cubrir las necesidades del momento de la emergencia, son las acciones inmediatas que se están tomando.

Tenemos algunos datos importantes: hay 4.472 familias que están registradas como afectadas y 161 familias damnificadas, es decir, estás últimas lo han perdido todo, por lo que vamos a trabajar más puntualmente con cada una de ellas. Sobre la base de los municipios declarados en emergencia y desastre (esa la exigencia para que sean atendidos), que son diez, vamos a hacer un plan que va a permitir que puedan recibir beneficios muy puntuales y muy concretos que se van a realizar en los diferentes ámbitos, en la parte productiva, agua, saneamiento, salud y vivienda.

¿Se maneja algún presupuesto para este plan?
Sí, habrá un presupuesto que se va a considerar en base a un plan. Se elabora la propuesta y esta va acompañada de un presupuesto.