Escucha esta nota aquí

Ayer se cumplieron 100 años de la llegada del primer automóvil a Santa Cruz de la Sierra, proveniente de Puerto Suárez. Al abogado Ángel Sandóval Peña le tomó 25 días hacer esa travesía en compañía de su hijo, de un soldado y un mecánico. Prácticamente tuvieron que abrir brechas a lo largo de la Chiquitania.

En sus notas, Sandóval escribió sobre la dificultad de atravesar un tramo que, según él, estaba infectado de animales salvajes y de tribus indígenas poco amistosas. Ahora tenemos una linda carretera que nos permite hacer esa misma travesía en unas cuantas horas, aunque con el monte más ralo y calcinado y sin la presencia de animales y tribus.

¿Qué encontrará un viajero sobre esta vía de aquí a 100 años? No quiero ni pensarlo. Solo sé que el mundo de hoy cambia a un ritmo exponencial, ya no lineal como en la Santa Cruz de antaño.

Pareciera que la ONU es la palestra donde cada mandatario vende su charque y no un lugar donde se planteen soluciones a problemas globales. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se llevó la flor en ese ramillete de peroratas egocéntricas al afirmar que la Amazonia no es el pulmón del mundo. Trump habló sobre los países que representan una amenaza para EEUU. Y Evo elogió la gran capacidad de su Gobierno para combatir el fuego. También pidió que se haga cumplir el fallo de La Haya que eximió a Chile de su obligación de dialogar con Bolivia, pero que en algún lugar del texto menciona la palabra ‘diálogo’. Y pensar que para eso viajan tan lejos.