Era la figura del partido, pues gracias a los tiros de esquina precisos de Rafinha, Blooming marcó tres de los cuatro goles con los que goleó a Nacional Potosí el sábado por 4-0. Eso sí, el festejo celeste se frenó al minuto 79, cuando Marcos Andia le cometió falta y el brasileño no pudo levantarse. A los 81’, fue llevado en una ambulancia. En ese momento ya era grave la evaluación preliminar: fractura del tobillo, que dentro de lo previsto implica tres meses de recuperación.

Una vez en la clínica Niño Jesús 1 se confirmaron tres lesiones: luxofractura del tobillo, fractura multifracmentaria del peroné y daño en el ligamento deltoideo. Con este diagnóstico la recuperación de Rafinha se eleva a seis meses, que será el tiempo que Blooming perderá a su estrella, que llegó a comienzos de año, marcando 11 goles en el Apertura y tres en el Clausura.

La cirugía se la realizó ayer, de 10:20 a 13:20, el doctor Wilson Onishi, apoyado por Wilson Catorceno. De allí salieron detalles de las tres lesiones que tuvo el volante ofensivo. El tobillo se había salido de su lugar, el peroné quedó fracturado en cinco pedazos y el ligamento deltoideo fue reconstruido porque estaba roto. “Se puso una placa fija para corregir y unir todos los pedazos rotos del peroné”, sostuvo Catorceno, que agregó que la zona del tobillo izquierdo quedará inmovilizada entre cinco y seis semanas.

El galeno explicó que Rafinha al despertarse luego de la cirugía lo primero que preguntó fue si todo había salido bien, para luego agradecer a Dios. El volante ofensivo, de 27 años, hoy al mediodía dejará la clínica para luego pensar en su recuperación, que se la realizará en Santa Cruz.

La noche del sábado y ayer por la mañana, Rafinha recibió varias visitas de compañeros de equipo, entre ellos Gabriel Ríos y su coterráneo Rafael Barros. Este último se recupera de una rotura de ligamento de la rodilla izquierda, por la que también fue operado. Además asistió para darle apoyo el técnico Erwin Sánchez, que tras la lesión era uno de los más molestos, en especial porque el infractor solo recibió una tarjeta amarilla. Entre los que llegaron estuvo hasta el mismo Marcos Andia, que asistió a la clínica casi a medianoche para pedirle disculpas.

Otras fracturas

Mario Cuéllar. El 22 de septiembre, el defensor de Oriente se fracturó el peroné de la pierna izquierda al tratar de bloquear un remate de Juan Carlos Montenegro, de Guabirá.

Alejandro Meleán. El 14 de julio, el volante tuvo un fuerte impacto con Jefferson Ibáñez de Guabirá y terminó con una fractura de peroné.

Caleb Cardozo. El 4 de mayo, el defensor de Aurora se quebró el peroné de la pierna derecha al intentar marcar a un rival. Otro fracturado del peroné este año fue Alejandro Meleán, de Wilster.

Mateo Zoch. El 2 de mayo, el volante de Royal Pari sufrió una falta de Leonardo Urapuca, de Blooming, que le provocó la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha.

Augusto Andaveris. El 28 de marzo el delantero de Always Ready recibió una fuerte entrada de Lucas Gaúcho, de Wilster. La patada le provocó la fractura de la tibia de la pierna izquierda.

Jorge Flores. El 21 de enero, el lateral de Bolívar recibió una entrada fuerte de Moisés Villarroel que le provocó la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha.