El capitán del Barcelona Lionel Messi y el mediocampista del Sevilla Ever Banega captaron la atención de la prensa internacional y los fanáticos del fútbol por la icónica fotografía donde charlan amenamente  en las escaleras a los vestuarios del Camp Nou tras el triunfo aplastante del azulgrana por 4-0.

Ambos jugadores son amigos entrañables en la selección Argentina donde compartieron varios torneos, en especial la Copa Mundial de Brasil 2014 donde la albicelestes jugó la final ante Alemania que alzó el título.

La foto publicada por Messi en Instagram muestra a él con Banega charlando con el torso desnudo, los cordones ya desatados, las gotas de sudor recorriendo sus cuerpos. Las interpretaciones de los internautas hacen referencia a la amistad de ambos, como también al típico intercambio de ideas que se da en los partidos del fútbol amateur, menciona Clarín.

En el partido, no hubo nada de amistad entre los dos mediocampistas argentinos. Banega le robó un balón a Messi y en esa acción estuvo cerca un gol del Sevilla. La rivalidad en la cancha pero la amistad siempre fuera de ella.