Pasaron dos años desde que se desató el escándalo en la selección chilena después de quedar eliminados del Mundial de Rusia 2018 y que destapó un conflicto interno con una publicación en Instagram de la mujer de Claudio Bravo.

Carla Pardo aseguró que algunos jugadores se iban de fiesta e incluso no entrenaban, por estar borrachos. “A quien le quepa el sombrero, que se lo ponga, y que se deje de andar llorando”, lanzó.

Luego de esa publicación, se desató una guerra entre dos bandos, por un lado Arturo Vidal y Gary Medel y del otro el arquero del Manchester City, Bravo. El ex Barcelona no volvió a formar parte de los futbolistas citados hasta las recientes fechas FIFA de septiembre.

Van dos años y siguen hablando de lo mismo. Ahora lo llamaron (a Bravo), vamos a ver qué pasa. Eso quedará dentro del camarín, pero hay que trabajar pensando en la selección, en el bien de todo un país y que la selección siga creciendo y vuelva a ser una de las mejores del mundo”, dijo Vidal, que estuvo ausente en las últimas dos convocatorias de Chile.

Casi dos años después de lo sucedido, Vidal y Bravo volverán a jugar juntos cuando este sábado y el próximo martes (12 y 15 de octubre), Chile se mida ante Colombia y frente a Guinea, respectivamente.