Escucha esta nota aquí

Ante los problemas de  saturación  en el área de Neonatología y en la sala de recién nacidos de la maternidad Percy Boland, la Alcaldía agiliza la renovación de convenios con las clínicas privadas a fin de poder transferir neonatos a dichos centros y, mientras tanto, se habilitaron espacios en el hospital de la Villa Primero de Mayo y la Central de Referencia de Urgencias y Emergencias (CRUE) está viendo que los partos no complicados sean atendidos en los centros de salud del primer y del segundo nivel.   

Los apuros que enfrenta el maternológico por la sobresaturación de la atención neonatal fueron puestos en evidencia este fin de semana tras el nacimiento de los trillizos Miguel Ángel, José Miguel y Jesús Miguel, ya que ante la falta de espacio, uno de ellos tuvo que ser derivado al hospital Hernández Vera, mientras que otro bebé fue transferido al hospital Francés. 

No obstante, ayer los problemas seguían, pues como las 59 unidades de neonatología están ocupadas, en la sala de recién nacido (que es de tránsito), eran asistidos ocho recién nacidos en medio del hacinamiento, de los cuales cinco necesitaban cuidados intensivos. La situación era tan crítica que hasta tres bebés cabían en una sola cuna y el personal se daba modos para cuidar de las criaturas, especialmente de los más delicados.

Mira esta fotogalería del estado en el que se encuentra el centro de salud:

Esta área, que cuenta con solo seis camas, fue diseñada para que los recién nacidos estén transitoriamente allí mientras sus madres se recuperan, pero ante la saturación estos se quedan internados por varios días. 

Los convenios

El secretario interino de la Secretaría de Salud, Duberty Soleto, informó ayer, por la tarde, de que se contactó con autoridades de la Alcaldía cruceña, quienes le comunicaron que habían hecho los trámites para renovar los convenios con las clínicas privadas lo antes posible y así posibilitar la transferencia a las unidades de terapia intensiva. 

Soleto explicó que ya se cuenta con la autorización del Ministerio de Salud para renovar los convenios, por lo que, según él, “es cuestión de horas para proceder a la derivación de los pacientes”. 

Sin embargo, por lo que dice la Alcaldía se puede inferir que esto puede llevar su tiempo, ya que hasta anoche ninguna clínica había presentado su documentación para prestar sus servicios.

La Ley 475 de Prestaciones de Servicios de Salud Integral permite a los gobiernos municipales pagar por prestaciones de salud y firmar convenios con clínicas privadas cuando las capacidades de los hospitales públicos han sido rebasadas. Las prestaciones son cubiertas con recursos de la coparticipación popular.

Te puede interesar:

La explicación de la Alcaldía


El secretario de Salud de la Alcaldía, Paúl Cortez, informó de que el pasado jueves recibió la solicitud de la Gobernación para renovar los convenios con las 23 clínicas privadas autorizadas e inmediatamente se contactó con los centros privados para requerir sus servicios, pero hasta anoche ninguna había informado si aceptaba o no. “Hemos solicitado que nos proporcionen la documentación necesaria.

Si aceptan, se procederá a la firma, pero no hemos recibido la aceptación de ninguna. Esperamos que mañana (por hoy) lo hagan”, dijo Cortez, quien explicó que una vez se establezcan los acuerdos, estos deben ser homologados por el Concejo Municipal, aunque hay “predisposición para ello”.

Un problema del sistema

El secretario interino de Salud de la Gobernación insistió en que el problema de saturación del maternológico se da porque las gestantes no están haciendo su control en los centros de primer y  segundo nivel, como debiera ser, y acuden directamente al tercer nivel, muchas en situación grave. “Hay gran cantidad de mujeres con partos muy complejos que acuden a la maternidad sin tener ningún tipo de control y, como no se la puede rechazar, sus bebés ingresan a cuidados intensivos”, dijo Duberty Soleto.

Lee también:



El gerente de la maternidad, Jesús Flores, indicó que urge habilitar más unidades de terapia intermedia en los hospitales de segundo nivel, lo que aliviaría la saturación en la maternidad.

Según datos que dio Flores, el departamento precisa de 274 unidades de terapia intermedia, pero solo tiene 100, mientras que de terapia intensiva requiere de 69 y solo hay 39. Precisó que solo la maternidad necesita crecer con diez unidades de neonatología más a fin de dar abasto a los 50 nacimientos diarios que atiende, muchos de ellos niños prematuros. Solo para habilitar cinco requiere 41 ítems, una responsabilidad que es del Gobierno. 

El coordinador en Redes Urbanas del Sedes, Dorian Jiménez, informó de que ante la emergencia suscitada en  la maternidad, el CRUE ha reforzado su labor para que los partos no complicados sean atendidos en el primer y segundo nivel.

Ayer se habilitaron espacios de terapia intermedia en el hospital de la Villa Primero de Mayo, informó Cortez.

Más sobre el tema: