Escucha esta nota aquí

El primer ministro de la India, Narendra Modi, se reunió este viernes y de manera sorpresiva con su homólogo paquistaní, Nawaz Sharif, en la primer visita de un máximo dirigente indio a Pakistán en once años y que se produce dos semanas después de que ambos países acordasen iniciar un diálogo de paz.

Modi anunció este viernes en Afganistán, donde se encontraba de visita
oficial, que en su camino de regreso a Nueva Delhi haría una parada
en Lahore
, en el este de Pakistán, para mantener un encuentro
sorpresa con Sharif.

Durante la breve visita, de apenas dos horas de duración, los
mandatarios acordaron en la residencia del primer ministro
paquistaní "acentuar" sus contactos bilaterales y trabajar juntos
para alcanzar unas "buenas relaciones amigables".

"Ambos líderes expresaron su deseo de llevar adelante el proceso
de paz para mayor beneficio de la gente de los dos países", indicó
el Ministerio de Exteriores paquistaní en un comunicado.

El inicio de un diálogo de paz sobre terrorismo y la región de
Cachemira fue anunciado hace dos semanas en Islamabad y supone una
alternativa al proceso cancelado en 2008 tras los atentados de
Bombay, de los que Nueva Delhi culpó a terroristas paquistaníes.

Desde la toma de posesión de Modi en 2014, a la que acudió su
homólogo en un gesto sin precedentes, ambos mandatarios han tratado
de acercar a sus países y se reunieron en varias ocasiones, la
última de ellas durante la Cumbre del Clima en París a finales del
mes pasado, pero no habían logrado acordar posiciones para reiniciar
un diálogo.

Según el secretario paquistaní de Exteriores, Aizaz Ahmad
Chaudhry, Modi llamó a Sharif sobre las 11.30, hora local (6.30 GMT)
para felicitarle por su cumpleaños y le expresó su deseo de
visitarle en un gesto de "buena voluntad".

Pocas horas más tarde, el primer ministro paquistaní le recibía a
su llegada al aeropuerto de Lahore, donde aterrizó acompañado del
asesor indio de Seguridad Nacional, Ajit Doval, y el secretario de
Exteriores, S. Jaishankar, entre otros altos cargos.

Ambos primeros ministros viajaron juntos en helicóptero hasta el
Palacio de Raiwind,
la residencia de Sharif en Lahore, donde Modi
fue recibido por los hijos de su homólogo, Hassan y Hussain Nawaz
Sharif.

"El primer ministro visita, en un gesto especial, la casa de
Sharif,
donde está teniendo lugar la boda de su nieta", informó el
portavoz indio de Exteriores, Vikas Swarup, en su cuenta de Twitter,
donde fue retransmitiendo los detalles del viaje.

El encuentro entre los mandatarios se produjo en un ambiente
"cordial" en el que entablaron conversación con "benevolencia",
manifestó a los periodistas el secretario paquistaní de Exteriores.
"Se decidió que el diálogo debe avanzar de forma positiva para
que se cree una ambiente de confianza mutua y como resultado se
resuelvan todos los problemas (presentes) desde tiempos
inmemoriales
", explicó.

La India y Pakistán mantienen desde su independencia del Imperio
Británico en 1947 una disputa por la región de Cachemira, dividida
entre ambos países y por la que han librado dos guerras y varios
conflictos menores, con repetidas violaciones del alto el fuego en
la frontera de facto en esa región.

El secretario paquistaní agregó que ambos países acordaron en el
encuentro de este viernes aumentar su cooperación para acabar con los
principales problemas de la población del sur de Asia, entre los que
citó la pobreza.

La última visita de un máximo mandatario indio a Pakistán se remonta a 2004, con el viaje de Atal Bihari Vajpayee.