Un grupo de ciudadanos y activistas por el medioambiente y los derechos humanos envió una carta abierta al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, para pedirle que interponga sus buenos oficios ante el Gobierno nacional para instarlo a cumplir sus compromisos y obligaciones internacionales de protección del medioambiente.

Consideran que los efectos de los incendios forestales siguen causando daño al país y que, contrariamente a lo que ha venido afirmando el Gobierno nacional, no se hizo lo suficiente para atender la emergencia.

En el caso específico de la Chiquitania piden que el Gobierno aplique de manera urgente tres medidas: la primera, declarar desastre nacional para que el país pueda recibir más ayuda internacional para los planes de atención de los incendios y posincendio; la segunda, abrogar las normas que amplían la frontera agrícola y que dieron lugar a nuevos asentamientos y a las quemas; la tercera, atender y garantizar los derechos de los pueblos indígenas chiquitanos para atender sus justas demandas.

La misiva ya fue entregada en Nueva York, sede de la ONU, por dos cruceños y también se hicieron llegar copias a la misión de Francia y Suecia, así como a otras instituciones en Bolivia.

Se espera que hoy se entregue una copia a los marchistas de los pueblos chiquitanos, que tienen previsto llegar durante esta jornada a la ciudad capital.