Es la décima víctima de violación grupal en lo que va de la presente gestión en Santa Cruz. Esta vez se trata de una menor de 13 años que durante cinco días estuvo en manos de sus captores (que eran sus ‘amigos’), quienes tras doparla la sometieron a vejámenes sexuales y le provocaron heridas corporales antes de abandonarla en Campo Víbora, una comunidad en la jurisdicción de Yapacaní.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), Paúl Saavedra, informó que las investigaciones realizadas señalan que la menor salió de su casa el día 9 de este mes acompañada de otra familiar.

Pese a la búsqueda de sus familiares, no apareció hasta el 14. Fue ese día cuando un motociclista acudió a casa de su abuela para avisarle que encontró a la menor abandonada cerca a unas construcciones de una entidad estatal.

Agentes de la Felcv se movilizaron y encontraron a la menor, la llevaron a una posta sanitaria y luego la trasladaron a un hospital de Yapacaní.

En ese centro le detectaron signos de haber sufrido violación, intoxicación alcohólica, además de contusiones en la cabeza.

En rastrillajes por la zona del Norte Integrado, la Policía detuvo a dos menores de 15 y 16 años, amigos de la víctima.

Durante las pesquisas la Felcv pudo evidenciar que la menor de 13 años, el día en que salió de su casa, fue interceptada por sus amigos e intimidada con un cuchillo para ser subida a una motocicleta.

Los dos menores aprehendidos serán imputados por el delito de violación.