Si bien la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra avala la construcción del puente paralelo al Mario Foianini, en una inspección en el lugar, varios secretarios del alcalde Percy Fernández dejaron en claro que el municipio capitalino no asumirá los gastos de la ejecución del paso a desnivel que se debe hacer para comunicar el viaducto con el cuarto anillo.

Los funcionarios municipales también salieron al paso de las notas solicitadas en la prensa, donde los empresarios y los vecinos de diversas comunidades de Porongo piden con urgencia al Gobierno que emita el decreto supremo, para que declare ruta nacional al tramo del kilómetro 10, desde el segundo defensivo del cuarto anillo hasta el empalme con el km 13, la que incluye el puente de la avenida Roca y Coronado, el cual viabilizará el desarrollo de la comuna vecina.

Jorge Landívar, secretario de Gestión y Coordinación Institucional; Freddy Arauco, secretario de Obras Públicas; Emiliano Cronenbold, secretario de Planificación; y Michelle Lawrence, directora de Medio Ambiente, recorrieron ayer el campamento de la empresa El Ceibo SRL para verificar el inicio de la obra. La orden de proceder fue emitida el 2 de octubre por la Gobernación, que, según el proyecto, le dio 600 días para entregar el puente paralelo en la ruta departamental 1, que se inicia en el cuarto anillo e ingresa al Urubó.

En la oportunidad, el gobernador Rubén Costas reveló que en la segunda fase del puente se construirán los accesos hacia ambos municipios. En lo que respecta a Santa Cruz de la Sierra, la primera autoridad del departamento aseguró que se hará un viaducto con un paso a desnivel en el cuarto anillo y avenida Libertador San Martín, para no perjudicar el tráfico de la ciudad.

“Para garantizar de que no será un cuello de botella y que no saturará la circulación vehicular que ingresa al cuarto anillo proveniente del Urubó, la Gobernación debe comprometerse a construir un paso a desnivel, porque nuestro municipio no lo ha proyectado”, reiteró Landívar.

Presión

La Alcaldía cruceña sigue con la idea de dar vía libre para otros dos puentes a la altura del sexto anillo, en el lado suroeste; y en el octavo anillo, en la parte noroeste. Mientras que la Asociación de Empresas para el Desarrollo de Porongo (Aedep) insiste en la aprobación del decreto porque garantizará la construcción de varios puentes, con los que se hará la integración metropolitana.

Como parte de la comisión de Planificación del Concejo cruceño, Loreto Moreno indicó que un decreto supremo no puede perforar la autonomía del municipio, que tiene planificadas las vías para la circulación vehicular.

“No estamos en contra del desarrollo de Porongo, pero debemos sentarnos a planificar, pues por la avenida Roca y Coronado no se puede saturar la circulación, en especial de camiones de alto tonelaje. Además, eso atentará a las cabañas del río, que son parte de los atractivos turísticos típicos que tenemos”, refirió Moreno.

A su turno, Freddy Arauco manifestó que está elaborando un proyecto para ver los accesos ideales entre ambas comunas.

“Porongo es un polo de desarrollo económico que genera más de 25.000 fuentes de empleo. De cada 10 trabajadores de nuestras empresas, ocho provienen de la capital cruceña y de los municipios vecinos. Por lo tanto, estamos contribuyendo al sustento de las familias que viven en la región metropolitana. Negar la necesidad de más puentes es negar la integración y desarrollo de nuestra región”, expresó Mario Foianini, presidente de Aedep.

La plataforma Vecinos Unidos por Porongo (VUP) y las organizaciones sociales de 49 comunidades también han alzado su voz pidiendo más puentes.