Un salón de eventos en la zona sur de La Paz fue el escenario de una fiesta de la alianza Comunidad Ciudadana (CC), donde su candidato presidencial Carlos Mesa, primero, dio por hecho un “triunfo incuestionable” sobre su oponente, el presidente Evo Morales, y luego declaró: “Estamos en segunda vuelta”. 

Pero, la detención del recuento del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) al final de la jornada, del TSE, le volvió a sembrar dudas. Antes de las 19:00, simpatizantes, seguidores y candidatos llenaron el lugar. Se sentía un ambiente de optimismo, pero también estaba presente el nerviosismo que aumentaba a medida que se acercaban las 20:00, hora en la que se conocerían los primeros resultados del TREP, y de la única empresa encuestadora a la que el TSE autorizó el conteo rápido. 

Hasta el alcalde de La Paz, Luis Revilla, líder de Sol.bo, quien había dicho que se mantendría al margen de la campaña presidencial y no estuvo en todo el proceso, llegó al lugar con una sonrisa, y tras unos cuantos abrazos y fotos ingresó a la oficina de administración donde se encontraba el candidato Mesa con su candidato a la vicepresidencia, Gustavo Pedraza, y otros colaboradores.

 Luego de escuchar a través de una transmisión en pantalla gigante el resultado del conteo rá- pido se desató el festejo.

 “Mesa presidente, Mesa presidente”, exclamó la gente. En la intimidad, el candidato se abrazó con su equipo, se emocionó hasta las lágrimas y, posteriormente, salió para ofrecer su discurso. “Hemos logrado un triunfo incuestionable que nos permite decir con absoluta certeza que estamos en segunda vuelta. 

Nos queda la ruta hacia el triunfo definitivo en la segunda vuelta, esa ruta tiene que estar construida por la unidad, a partir de estos momentos Bolivia tendrá que escoger entre dos opciones para la Presidencia”, dijo el postulante. 

Durante su discurso se dirigió a la gente que votó por otras opciones, a la que le pidió sumarse a su proyecto y les recordó que este proceso no es cualquiera, sino que es una elección en la que se juega la democracia de Bolivia.

 “El país conoce exactamente cuál es el camino de la construcción democrática y nuestra invitación, nuestro compromiso, nuestra acción será construir más unidad y estar seguro de contar con la mayoría de las bolivianas y bolivianos que nos den el triunfo definitivo en la votación final que probablemente será en diciembre”, manifestó.

El triunfo, según las proyecciones, se concentra en cuatro regiones: Tarija, Beni y Chuquisaca ya se preveían. La sorpresa se registró en Santa Cruz. Según el TREP, al 88,75%, CC obtuvo el 47,3%, seguido por el MAS, con el 34,35%, mientras que Bolivia Dice No quedó relegada con el 9,41%. Gustavo Pedraza, tras el festejo, agradeció el apoyo al país y alabó a su “pueblo cruceño que dio una contundente victoria”. Envió un mensaje de certeza, “de seguridad. 

No vamos a fallar, vamos a gobernar bien, no se trata solo de recuperar la democracia, sino de solucionar los problemas de la gente”, anticipó. Se le consultó si la caída del candidato Óscar Ortiz en la última encuesta, y la subida de Chi Hyun Chung en la última encuesta, tuvo su peso para voltear la torta. “Nuestro mensaje fue claro, nosotros queremos la unidad, miramos a Bolivia desde Santa Cruz, esa región tiene una centralidad política referencial y es el espacio donde se construye la agenda del siglo XXI”, manifestó.

No quiso analizar a fondo la victoria sobre la fuerza política del gobernador Rubén Costas. “Ganamos a quienes no creían nuestro mensaje, y quienes no creían en la voluntad unitaria del pueblo cruceño, que siempre trabajó por la unidad”, dijo. Sin embargo, admitió que la variación que se generó con la subida de Chi tuvo su efecto y que si este fue sacar del juego al candidato Ortiz, “es un hecho que se debe estudiar con calma”. 

“Hay que ver los factores, pero tomemos en cuenta que nuestro voto subió considerablemente en Santa Cruz. Lo que debemos hacer es buscar la razón de ese desplazamiento de voto”, señaló.

 Consideró también que el alto porcentaje de “indecisos” dieron su veredicto. “Se decantaron por nosotros. Siempre les dije que ellos se inclinan por otro candidato opositor”, manifestó. 

No quiso opinar lo ocurrido con el candidato de BDN, el senador Ortiz, “pero llama la atención el fenómeno del pastor Chi, que se ha hecho llamativo no hace dos o tres meses, sino en los últimos días”, manifestó. El estratega de CC, Ilya Fortún, coincidió en que se trata de un “triunfo rotundo de todos los bolivianos que creen en una Bolivia mejor.

 De los que valoran y atesoran la democracia” y destacó también que es un triunfo para todos, incluso para los que no votaron por la opción de Mesa. Recordó a los bolivianos que apostaron por el No en el referéndum del 21-F. “Nos llama desde CC a un espíritu de unidad”. 

Puntualizó que la segunda vuelta es “una enorme posibilidad de vencer a Evo Morales”, pero que en ningún caso la del 15 de diciembre es una elección vencida. 

“No vamos a cantar victoria”. Adelantó una campaña dura, y más ante un “herido de muerte que debe comprender que terminó su tiempo y que debe entregar el poder de manera democráticamente a Carlos Mesa”