Las presiones y observaciones al recuento de votos del exterior obligaron a los vocales a declarar una pausa en la verificación de actas. Hoy se debería dar continuidad a la sesión extraordinaria para el cómputo.

La observación principal era la huella dactilar de los jurados electorales en los recintos del exterior del país. Según los vocales las actas deben tener la firma y la huella dactilar de al menos tres jurados electorales, requisito que no cumplieron varios jurados y por tanto esas actas están observadas.

Sin embargo, los delegados les recordaron a los vocales que la noche del domingo validaron actas de Argentina que no cumplían esos requisitos, en ese momento exigieron revisar todas las actas de nuevo.

Ante la insistencia de los asistentes a la sala plena, los vocales optaron por declarar cuarto intermedio ante los gritos de los militantes de CC que se congregaron en el centro de cómputo del TSE, ubicado en el exhotel Radisson.

En exteriores a ese recinto, otro grupo de simpatizantes de Carlos Mesa declaraba vigilia permanente y bloqueba las calles de acceso al hotel; similar situación se vive en otras regiones del país, donde existen inconvenientes sobre los cómputos departamentales.