Escucha esta nota aquí

El informe presentado por la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), presentado este miércoles en La Paz por la misión que acompañó los comicios electorales en el país, recomienda que haya segunda vuelta en Bolivia, aunque la diferencia entre el primer y segundo candidatos supere el 10%, ya que la diferencia será ínfima.

El excanciller de Costa Rica, Manuel Gonzáles, que es el jefe de la misión de observadores de la OEA que llegó a Bolivia, leyó el documento señalando textualmente: “En estos momentos, con el 96,78% de las actas, el cómputo definitivo marca una diferencia del 9,48% entre los binomios más votados, lo que de mantenerse significaría una segunda vuelta. En el caso de que, concluido el cómputo, el margen de diferencia sea superior al 10%, estadísticamente es razonable concluir que será por un porcentaje ínfimo. Debido al contexto y las problemáticas evidenciadas en este proceso electoral, continuaría siendo una mejor opción convocar una segunda vuelta”.

En el informe señaló que los resultados de una elección "deben ser creíbles y aceptables para toda la población no sólo para un sector".

Acotó que "en estos momentos, con 96,78 por ciento de las actas computadas, el cómputo definitivo marca una diferencia de 9,48 por 100 entre los dos binomios más votados, lo que de mantenerse significaría una segunda vuelta".

"En el caso de que, concluido el cómputo, el margen de diferencia sea superior al 10% estadísticamente es razonable concluir que será un porcentaje ínfimo. Debido al contexto y las problemáticas evidenciadas en este proceso electoral continuaría siendo una mejor opción convocar a una segunda vuelta".

EL DEBER consultó sí al señalar que el cambio de tendencia de un día a otro en los resultados no llevó a la OEA a la sospecha de un fraude. No lo negó, pero señaló que el informe preliminar hace un recorte y que prefería no adelantarse.