Los comités cívicos sesionarán en La Paz y los dirigentes anunciaron que comisiones de habitantes de distintos departamentos llegarán en las próximas horas a la sede de Gobierno. 

El líder del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, anunció que no volverá a la capital oriental hasta que no logre hacer efectiva la renuncia del presidente Evo Morales.

Horas antes, el vicepresidente Álvaro García Linera descartó la posibilidad de una dimisión. “¿Por qué tendríamos que renunciar, si acabamos de ganar las elecciones?” y advirtió que un “Mamertazo” en el pasado terminó en una “insurrección del ganador”.

Sin embargo, por la tarde Camacho se presentó a un cabildo de los cocaleros de Yungas en la zona de Villa Fátima, de La Paz, donde insistió: “Yo no me voy a Santa Cruz hasta que Bolivia sea libre y soberana, hasta que tengamos un nuevo horizonte, esperanza y libertad para nuestro país. Quiero agradecerles porque fueron ayer (por el miércoles) a ayudarme a llegar, me dolió mucho no poder agradecerles porque expusieron su integridad y su vida frente al muro radical que tiene un mensaje que no es el correcto”.

Fue la primera aparición pública del dirigente cívico cruceño y lo hizo como una autoridad de gobierno porque tenía escolta policial de cuatro motocicletas y una camioneta llena de policías.

Camacho llegó en una caravana de tres vehículos y él estaba en una camioneta Tundra que se abrió paso entre la muchedumbre que esperaba en la plaza del Maestro.

Mientras, el presidente Evo Morales, volvió a afirmar que se desconoce el voto de los pueblos. 

“Antes ¿cómo nos miraban?, ¿cómo nos trataban? Con humillación, opresión, discriminación al movimiento indígena. 

No solo en la colonia sino en la República y durante el modelo neoliberal. Había un Estado de impostores, Seguro sueñan que nos vayamos a ir. 

No se trata de Evo, sino se trata de este pueblo y este pueblo no se va a ir”, aseguró la autoridad.

Cuestionó a los dirigentes cívicos que “rezan y oran para luego, gritar Evo Ca...”. En la misma línea, el vicepresidente, Álvaro García Linera, leyó también, dos versículos de la Biblia, señalando que “no aborrezcas a tu hermano en tu corazón; que el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios y a la paciencia de Cristo”.

Otros sectores

Similares palabras lanzaron otros líderes cívicos de esta movilización. Marco Antonio Pumari, presidente del Comité Cívico Potosinista, pidió que las manifestaciones se concentren en La Paz.

“Hoy es necesario convocar a todos los bolivianos acá, el centro de la movilización tiene que ser La Paz, sede de Gobierno. 

Todas las organizaciones e instituciones a nivel nacional se están preparando para venir y estarán en la sede de Gobierno”, dijo.

Camacho recibió todo tipo de reconocimientos y los yungueños aprovecharon para colgarle varias guirnaldas de coca y pidieron defender la hoja frente a las decisiones del Gobierno de crear instancias paralelas. 

La dirigente de Chulumani, Zenobia Quispe, abrazó efusivamente al líder cívico en tres oportunidades y él le obsequió la gorra que lo acompañaba en los viajes.

La carta

Y como respuesta a la carta de renuncia del presidente Evo Morales, que pretende entregar el próximo lunes, García Linera dijo que podrá dejar la misiva como cualquier ciudadano boliviano, y será respondida, dentro del marco Constitucional.

“Preguntar si el presidente Morales va a renunciar, es como preguntar ¿enterramos la democracia? Fuimos elegidos constitucionalmente hasta el 22 de enero del 2020”, añadió.

Culpó de los actos violentos en todo el país, a Carlos Mesa y a los movimientos cívicos.

El asambleísta paceño Erwin Herrera rechazó las acusaciones del vicepresidente. “¿Quién ha matado a dos personas en Montero?, ¿Quién ha matado a Limbert Guzmán en Cochabamba?, ¿Quién está autorizando a los mineros a que vengan a detonar dinamita a La Paz?, ¿Quién está detrás de las hordas de jóvenes en las principales ciudades del país? Todos saben que es el MAS. Así que el señor García Linera otra vez peca de cínico y mentiroso”.

Luego de reunirse con el cívico, Luis Fernando Camacho, el representante del Comité de Defensa de la Democracia (Conade), Waldo Albarracín, dijo que la carta que quiere entregar el líder cívico cruceño al presidente Morales, no era de él sino del conjunto de las organizaciones que quieren la anulación de las elecciones del 20 de octubre y la dimisión del mandatario.

“Hemos decidido que todas las actuaciones hacia adelante, emanen de este órgano colectivo para darle más fortaleza y sean más afectivas las luchas, en función a las consignas sobre la nulidad de las elecciones y la renuncia de Evo Morales.

Carta en Palacio

Por la mañana, el líder cívico cruceño, Luis Fernando Camacho, anunció que la carta de renuncia de Evo Morales será entregada el lunes en las manos del mandatario y no por ventanilla de recepción de correspondencia. Además, adelantó que lo hará en el Palacio Quemado y no en la Casa Grande del Pueblo, que fue construído durante la gestión de Morales porque representa el odio, el resentimiento y el racismo.

“Quiero decirle al señor Morales y al ministro de Gobierno (Carlos Romero), que esta carta no va ser entregada en ninguna ventanilla (...), la carta será entregada de manera pública, con los medios de comunicación y de puertas abiertas al señor Morales, para que pueda el pueblo expresar su sentimiento, se pueda hacer la entrega pública de la carta y de la biblia”, manifestó Camacho.

Por su lado, Morales dijo estar seguro que pasarán estos momentos de conflicto generado por “algunos grupos” que están molestando, ofendiendo y pateando.

Anoche, hubo duros enfrentamientos en La Paz que dejaron un saldo de varios heridos. La Policía intervino.