No renunciará. El presidente Evo Morales comunicó la mañana de este viernes desde Desaguadero, población en la frontera entre Bolivia y Perú, que no dimitirá y convocó a las organizaciones sociales afines a su Gobierno a defender el “proceso de cambio” que desarrolla el MAS.

“La derecha que dice, ‘Evo tiene qué renunciar’, quiero decirles a ustedes, hermanos, a Bolivia y al mundo, no voy a renunciar, somos electos por el pueblo, respetamos la Constitución, vamos a defender nuestro proceso y desde Desaguadero, frontera con Perú convoco a todos nuestros movimientos sociales, a todos los sectores, profesionales, que están por la vida, igualdad, paz, justicia social, a defender nuestro proceso de cambio, nuestra revolución democrática-cultural y vamos a defender, hermanos y hermanas”, afirmó.

El jefe de Estado pidió a integrantes de las diferentes religiones oración por la paz del país y la justicia social y ratificó que no entiende cómo algunos grupos “hasta usan la biblia y a Jesucristo para hacer patear a los hermanos en Santa Cruz, hacen arrodillar a hombres y mujeres”.

Declaraciones de la autoridad:


Grupos que tienen mucha plata quieren cometer nuevamente abuso con la gente pobre y más humilde, los que hacen paro en varias ciudades, tienen mucha plata, del paro ganan, pero perjudican al hermano comerciante, al hermano transportista”, acotó el primer mandatario.

Reveló que los sectores que apoyan a su Gobierno están en “estado de emergencia” y que por eso existen “reuniones permanentes”, a tiempo de señalar que él “salva su responsabilidad” sobre el interés que “pequeños grupos tienen”.

“Levanta cierta bronca cómo usando la Biblia hacen patear a la familia, hacer odiar, discriminar a los más humildes (…) De racistas y fascistas a golpistas, eso es lo que se está viviendo. Vamos a defender y cómo hemos ganado tantas batallas, desde la colonia”, acotó Morales, destacando que más de 90 países apoyan la victoria del oficialismo en los comicios.