El comandante nacional de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, descartó la noche de este viernes, que haya amotinamiento de la policía en el país.

"No podemos hablar de motín policial pero sí hubo un malestar en la guarnición policial de Cochabamba, toda vez que se había pedido el relevo del comandante departamental desde hace bastante tiempo, por algunas acciones fallidas que quizás no fueron evaluadas en su momento. Ahora, se ha tomado la decisión de relevar al comandante departamental de Cochabamba toda vez que ha presentado un informe médico en el cual tendría que ser sometido a una cirugía de inmediato", expresó. 

Hemos enviado al nuevo comandante departamental de Cochabamba al Coronel Zurita que en estos momentos, se está haciendo cargo del Comando y con esto esperemos que el servicio policial retome nuevamente su cauce. El resto del país está con normalidad", dijo la autoridad policial, en momentos de ingresar a la Casa Grande del Pueblo para reunirse con el presidente Evo Morales.

Además, añadió que en los otros departamentos, la Policía está resguardando las instalaciones, tal como sucede en Sucre. En Potosí, la situación está tranquila y los efectivos han cumplido su horario de servicio.

Manifestó que el personal que estaba de descanso se ha retirado y Potosí refleja tranquilidad.

"En Oruro se está trabajando, atendiendo algunas marchas esporádicas que se han producido en el día, pero el informe del comandante de Oruro, es de absoluta normalidad. En Tarija, de igual manera, los policías están acuartelados atentos a lo que el comandante departamental le va a transmitir", manifestó.