Escucha esta nota aquí

El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, anunció este domingo que el paro cívico indefinido continuará mientras no renuncien Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera. 

También exige que dejen su cargo todos los diputados y senadores, los vocales del Tribunal Supremo Electoral y todos los magistrados del Órgano Judicial.

Los cívicos proponen que cuando suceda esto, quien tome el mando del país sea una junta de Gobierno elegida entre “notables”.

“El señor Evo Morales ha fracturado el orden constitucional y debe renunciar, así como también debe irse la sucesión constitucional y en aras de la pacificación del país y el orden constitucional de derecho tienen que renunciar los senadores y diputados, así como también los miembros del Tribunal Supremo de Justicia y del Tribunal Constitucional y dar lugar a la conformación de una junta de Gobierno transitoria conformada por notables de toda la población”, dijo Camacho.

Según Camacho este “gobierno transitorio” podría gobernar hasta 60 días para poder elegir a un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE) y convocar a nuevas elecciones.

Sobre el informe de la OEA, Camacho declaró que se ha comprobado lo que se denunció desde el principio, la ejecución de fraude.

"La OEA nos ha demostrado que a pesar que no teníamos confianza el fraude era tan obvio, y por la resistencia del pueblo boliviano, que no podía ocultarlo. El presidente Evo Morales ha cometido delitos”, señaló Camacho.

El líder cívico anunció que se tenía planificado entregar la carta de renuncia que quieren que firme Evo Morales este domingo por la tarde, pero que se decidió que no hacerlo hasta que no lleguen los mineros y cívicos que están bloqueados en la carretera Potosí- Oruro, por lo que se partirá a las 13:00 para acompañar el ingreso de estas personas a la ciudad de La Paz.

El presidente del Comité Cívico Potosinista, Marco Antonio Pumari, pidió que el Ejército y la Policía los acompañen. Incluso pidió armas a las Fuerzas Armadas si es que ellos no quieren sumarse a su propuesta.