Tras la renuncia del presidente Evo Morales, se desataron desmanes en algunos puntos del país a los que debió acudir la Policía para tratar de neutralizarlos.

Entre los hechos más graves está el que se suscitó en Yapacaní, uno de los bastiones del partido de Morales en Santa Cruz, donde los policías fueron atacados por ciudadanos, les arrebataron sus vehículos y los encerraron en el comando policial. Luego se entraron al edificio y causaron destrozos, llegando a arrojar los muebles por la ventana hacia la calle.

Además, algunas personas que señalaron que habían salido a festejar la renuncia de Morales en la plaza de ese municipio, denunciaron a través de redes sociales haber sido agredidos por los simpatizantes del exmandatario.

Ya al caer la tarde, incendiaron el vehículo del subgobernador de la provincia Ichilo, Edson Ureña, y también atacaron el Canal 13 de televisión y la Radio Ichilo, de donde sacaron los muebles y los quemaron en el frontis. Además, ingresaron a las instalaciones del medio de comunicación y destruyeron sus equipos de transmisión y mobiliario.

Ante el pedido de refuerzos por parte de los policías de Yapacaní, el comando departamental ordenó que acudan en su auxilio agentes de la UTOP de Montero.

En redes sociales circularon videos de personas que denunciaban haber sido agredidas cuando instalaban sus festejos, y de ciudadanos que cerraron sus negocios por temor a saqueos.

La turba de personas afines al MAS que al caer la tarde de ayer atacó a quienes festejaban la renuncia de Evo, en Yapacaní, en horas de la noche llegaron hasta el distrito de Santa Fe, municipio de San Carlos, donde se enfrentaron a los que apoyan la movilización.

Hasta las 22:30, en las redes sociales circuló información de que el enfrentamiento dejó una persona con lesiones de consideración, además, de que un contingente de policías que llegó desde Santa Cruz hizo retroceder a la turba, pero la tensión se mantenía.

Minutos antes de este enfrentamiento, los dirigentes de la Federación de Interculturales de Yapacaní, salieron en su medio televisivo para descartar que estos desmanes sean provocados por su sector y llamaron a cesar la violencia.

 

Policía desplazó grupos de élite

En varios puntos del país, la Policía desplegó grupos especiales para neutralizar excesos y prevenir hechos delictivos, informó el comandante general de la institución, Yuri Calderón.

“Estamos con el pueblo, la protección al pueblo es nuestra suprema ley, por tanto, estamos fortaleciendo aún más nuestros servicios policiales de prevención, auxilio e investigación”, dijo la máxima autoridad policial.

Asimismo, instó a los actores movilizados a retornar a la paz y tranquilidad social. Con ese objetivo, Calderón firmó un memorándum dirigido a los directores nacionales y comandantes departamentales que indicaba que se debía “disponer de la activación de los grupos de reacción inmediata, equitos tácticos, llevando a cabo operaciones policiales que permitan prevenir y neutralizar actos delictivos”.

 

Situación de Policía y FFAA

La Policía Boliviana y las Fuerzas Armadas (FFAA) no cambiaron nada en su jerarquía. Sus comandantes, Williams Kalimán y Yuri Calderón, respectivamente, continúan en sus cargos. En el caso de la entidad verde olivo, el jefe policial coordinó ayer con la Fiscalía General del Estado la investigación y aprehensión contra los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y los vocales de tribunales electorales departamentales. Las fuerzas militares ejecutaron operaciones terrestres y aéreas para controlar la seguridad nacional.

Kalimán fue el primero. Salió a sugerir la renuncia de Evo Morales junto a los comandantes de las tres fuerzas. Leyó un comunicado y justificó su propuesta con la intención de pacificar el país. Más tarde, Morales hacía efectiva su dimisión.

“Ante la escalada de conflicto que atraviesa el país, velando por la vida y la seguridad de la población, sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”, solicitó el jefe militar.

Luego era el turno de Calderón. En un video también reclamó la renuncia de Evo. “Nos sumamos al pedido del pueblo boliviano de sugerir al señor presidente Evo Morales presente su renuncia para pacificar al pueblo de Bolivia en estos duros momentos que atraviesa nuestra nación”, expresó.

La población opositora a Morales exigía a la Policía Boliviana y a las FFAA que sumen a sus demandas. Mediante comunicados, ambas instituciones señalaron que cumplieron con el orden constitucional y que lo seguirán haciendo.