Escucha esta nota aquí

Tres artistas bolivianos mostrarán esta noche, a las 19:30, en el Museo de Arte Contemporáneo (Sucre, esquina Potosí) su punto de vista sobre la transculturación ocurrida en Bolivia estos últimos años, en una muestra titulada VIP Sincretismos del Siglo XXI, que está conformada por videos, instalaciones y performances de Galo Coca Soto (La Paz), Alejandra Dorado (Cochabamba) y Julio González (Santa Cruz).

Importancia
“Esta muestra es importante que se haga aquí, en Santa Cruz, porque el sincretismo y el mestizaje cultura ya son una realidad, así que es propicio mostrarlo a través del arte contemporáneo”, indicó Eduardo Ribera, curador y encargado del Museo de Arte.

Para esta exposición, Ribera recurrió al artículo El sincretismo y el arte contemporáneo latinoamericano, del teórico colombiano Álvaro Villalobos-Herrera, que en un fragmento dice: “ El sincretismo existe por sí mismo, es para sí mismo y en sí es una acción individual desde dentro de las entrañas de las mezclas e híbridos, parte del contexto referencial del artista y de su mundo que obedece a lazos internos y externos de sus fenómenos culturales”.

Búsquedas
Según Ribera, la obra de Galo Coca toca el tema del sincretismo cultural desde hace mucho tiempo. “Toda la obra de Galo Coca tiene que ver con el folclore de lo cholo, y él, que es un urbano citadino, se apropia de esos elementos para generar una reflexión cultural”, explicó Ribera. Coca está presente con cuatro videoinstalaciones y hoy hará un performance.
En el caso de la obra de Alejandra Dorado, el proceso mismo de su realización es una metáfora del mestizaje cultual.

Dorado estará en el museo con Coyote, consistente en fotografías manipuladas y bordados.

Finalmente, González tiene en la muestra cuatro fotos y un videoperformance que se titulan Contacto, y, a pesar de que es un trabajo de 2010, aún sirve para cuestionar los cambios culturales que ha tenido Bolivia. En las fotos y en el video, González aparece besándose con un travesti vestido como una chola.

“La idea es saber quién es el otro en estas imágenes, porque las otredades van cambiando con el tiempo. En esa ocasión la otredad era conocer la cultura andina y crear un contacto, una cercanía, a través de un beso”, dijo González