Tras ser acusado de violación por la actriz francesa Valentine Monnier, Roman Polanski negó las alegaciones de la intérprete y anunció que se plantea tomar medidas legales contra Le Parisien, el medio que publicó la entrevista en la que Monnier relató los acontecimientos, supuestamente acontecidos en 1975. 

Hervé Témime, abogado del cineasta, negó la acusación en un comunicado remitido a los medios, en el que afirma que consideran "emprender medidas legales contra la publicación". "El señor Polanski niega en los términos más directos esta acusación de violación", explicó el abogado, quien también afirmó que no participarían del "tribunal mediático". 

"Me gustaría recordar que esta acusación señala hechos de hace 45 años", escribe Témime en el comunicado recogido por Deadline. "Si estos hechos están prescritos desde hace más de 30 años es también porque es imposible tras este tiempo recoger los elementos necesarios para una investigación", sentencia el texto del abogado.

La justicia francesa no tomará acciones legales contra el director, puesto que en el país galo el delito de violación prescribe a los 20 años. Sin embargo, y tal como declaró Monnier en la entrevista publicada por Le Parisien, la actriz cree que poner en conocimiento de la opinión pública este acontecimiento puede ayudar a acabar con la impunidad de los agresores sexuales. 

"Hay figuras públicas que están siendo consideradas modélicas", explicó la intérprete. "Si idolatramos a quienes son culpables, estamos impidiendo que la gente se dé cuenta de la seriedad de las consecuencias que tienen sus actos", agregó.

El hecho

Según Monnier, el suceso habría tenido lugar en un chalet de Gstaad (Suiza) en 1975, después de que ella cumpliera 18 años. La actriz, que apenas tenía relación con el director, habría sido invitada por este para esquiar y terminó pidiéndole que subiera a su habitación tras la cena. Allí, Roman Polanski, que la esperaba desnudo, le habría arrancado la ropa y obligado a tragarse una pastilla antes de violarla.