Desde la noche del domingo y durante este lunes, grupos afines al Movimiento al Socialismo (MAS) que se oponen a la renuncia de Evo Morales, provocaron destrozos en vías públicas y la propiedad privada. La alcaldesa, Soledad Chapetón, pidió a la Policía reforzar la seguridad en esa urbe.

La tarde de este lunes, a través de redes sociales, se anunció que una masiva movilización del masismo esta descendiendo a la ciudad de La Paz. 

Los destrozos provocados por la muchedumbre descontrolada podían observarse en la avenida Naciones Unidas de El Alto. Bloques de concreto que separan las vías y las jardineras fueron retirados de su lugar para impedir la circulación de vehículos.

La caseta de peaje en esta vía no tenía funcionarios y los vehículos públicos y privados tenían dificultades para transitar por el lugar.

También se pudo apreciar que otro numeroso grupo de personas se congregó a la puerta de un inmueble de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), aparentemente con el objetivo de acceder a su interior. 

Cerca al mediodía de este lunes desde Unidad Nacional (UN) alertaron que grupos afines al MAS se enfrentaban a la Policía, cerca del domicilio de la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, con el objetivo de provocar destrozos e incendiar la vivienda de la autoridad municipal.

El periódico Página Siete informó que Chapetón habló de descontrol en El Alto y pidió a la Policía reforzar la seguridad. Además, recomendó a los vecinos refugiarse en sus hogares y organizarse para cualquier emergencia. 

“No dejemos que nos amedrenten”, manifestó Chapetón.

La empresa de alimentos Sofía también alertó a través de las redes sociales sobre la presencia de grupos violentos dispuestos a tomar el centro de distribución de esta factoría en Senkata, advirtiendo sobre el riesgo de explosiones por la existencia de materiales inflamables en el interior de la planta que ya soportó saqueos el domingo.

El sábado, Basilio Vilasante presidente de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto (Fejuve) afín al MAS, otorgó un plazo de 48 horas para que el presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, el líder del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Marco Pumari y el rector y miembro del Consejo Nacional de la Democracia (Conade), Waldo Albarracín abandonen La Paz.

En aquella oportunidad, Fejuve señaló que tenían previsto conformar una Policía Sindical-Civil para resguardar a la población e instituciones.

La violencia en El Alto se agravó desde el domingo, cuando Evo Morales presentó su renuncia a la Presidencia.