La amenaza de paro vuelve a San José porque la dirigencia del club les debe a los jugadores cuatro meses de salarios. El capitán del plantel, Didí Torrico, anticipó que sus compañeros acudirán a la práctica citada para este martes (16:00) y ahí decidirán si ingresan en huelga o dan un nuevo plazo a la directiva.

Estamos a la espera que nos paguen un mes de salario o sino todo el plantel decidirá qué hacer (…) está programada la práctica, pero es muy posible que no se entrene”, dijo Torrico a DIEZ.

Los jugadores acordaron con la directiva cobrar en la primera semana de noviembre, aspecto que no se cumplió en un ambiente en la que el presidente del club, Wilson Martínez, amenazó con renunciar a su cargo por las agresiones que sufre su familia de parte de un grupo de hinchas.

Martínez anunció convocatoria a elecciones, pero aún sin fecha establecida.

Sin recursos

Los conflictos sociales de las últimas semanas complicaron la economía de la entidad santa, especialmente por las seis fechas del torneo Clausura que fueron postergadas y de las cuales esperaban buena recaudación en las tres jornadas que debía jugar de local.

San José afronta una dura crisis en la que al margen de los cuatro sueldos que debe a sus jugadores, debe cumplir con el pago inmediato de 50.000 dólares, por las demandas ante el Tribunal de Resolución de Disputas, a los jugadores Yasmani Duk, Miguel Suárez y Gustavo Salvatierra.