El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) ha decidido mantener la tarjeta amarilla que vio Leo Messi en el partido ante el Celta, así como ha sancionado con un partido de suspensión a 12 jugadores.

El Comité ha estudiado las alegaciones presentadas por el Barcelona por la amarilla que vio el argentino en virtud del artículo 111.1j del Código Disciplinario, en las que el club azulgrana alegaba que concurría "un error material manifiesto en el acta arbitral", por cuanto consideraba que el argentino había cortado "limpiamente, y sin tocar al contrario, el balón, siendo además inexistente el hecho reflejado en el acta de poner fin a un ataque prometedor".

Entiende el Comité que en las alegaciones no se pone de manifiesto un error material en el acta y considera que existe "un patente contacto entre los dos jugadores en el lance de juego en cuestión" y que no puede sustituir "el criterio técnico del colegiado en la apreciación" de la acción, por lo que desestima la petición del Barcelona y confirma la amonestación y la multa correspondiente.