Escucha esta nota aquí

La frontera colombo-venezolana cumple este martes seis días cerrada, una medida ordenada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, tras un ataque de presuntos contrabandistas que ha degenerado en una crisis humanitaria con más de 1.000 colombianos deportados.

Hasta el día de hoy, 1.113 colombianos humildes han sido forzados a abandonar lo que construyeron en años e incluso décadas en Venezuela, sin saber qué futuro les espera en su propio país o si tendrán la oportunidad de regresar algún día a San Antonio y otras localidades donde dejaron familiares, amigos, casas y enseres.

A través del puente internacional Simón Bolívar, frontera que une la colombiana ciudad de Cúcuta con la venezolana San Antonio, muchos colombianos residentes en el estado Táchira han sido deportados sumariamente por el Gobierno de Maduro que alega estar en una lucha contra contrabandistas y paramilitares en la frontera.

El Estado colombiano ha reaccionado y ha habilitado centros deportivos en Cúcuta para que los colombianos que llegan tengan la posibilidad de dormir bajo techo. Allí, decenas de voluntarios de la Cruz Roja trabajan sin descanso para alimentarlos y atender sus necesidades médicas y psicológicas.

La odisea de atravesar la frontera

Los colombianos que viven en Venezuela, ante el temor de ser deportados y perder sus bienes, decidieron abandonar sus hogares y cruzar con el agua a la cintura el río Táchira, que marca la frontera entre los dos países.

Pese al riesgo que esto supone, columnas formadas por centenares de colombianos llegan a su país natal portando armarios, roperos, electrodomésticos, animales de granja e incluso mobiliario comercial.

Ese movimiento masivo de personas ha creado en el lado colombiano una crisis humanitaria que tiene en los niños a los grandes damnificados, ya que, en total, 241 son menores de edad.

Posible resolución del conflicto

La esperanza está puesta en la reunión que mantendrán mañana en la ciudad colombiana de Cartagena las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Delcy Rodríguez, para tratar de encontrar soluciones que permitan la reapertura de la frontera y el regreso de la normalidad.