Escucha esta nota aquí

El comandante departamental de la Policía, Miguel Mercado, recordó que los grupos violentos usaron siete pistolas calibre 9mm, lanzagases lacrimógenos y un arma larga que secuestraron del comando policial de Yapacaní, para atacar a los policías “e incluso operan con francotiradores”. 

Además, afirmó que los manifestantes tienen “fusiles de guerra” y que en una sola intervención en la zona de conflicto, se logró secuestrar 100 escudos y 300 bombas caseras tipo ‘molotov’, lo que es solo una muestra de su real capacidad de armamentos y pertrechos que tienen para enfrentarse a las fuerzas del orden.

A su vez, Mercado acotó que por información de Inteligencia que maneja la Policía, los movilizados (la gran mayoría no son de Yapacaní sino que han llegado de comunidades aledañas, aseguró), habría colocado trampas ‘cazabobos’ (explosivos camuflados) en el puente de Yapacaní, para hacerlos detonar cuando las fuerzas del orden intentaran cruzarlo.

Esta es, dijo Mercado, una técnica “al estilo de las guerrillas”, haciendo referencia a la identificación del argentino integrante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que estaba del lado de los grupos del MAS en los enfrentamientos que hubo en Montero a fines de octubre y que actualmente está hospitalizado.

Además, en ese contexto, cuestionó al alcalde de Yapacaní, Vicente Flores, de utilizar un doble discurso al hablar con la institución policial “como si fuese un pacificador, pero luego va a su municipio, incita a su gente a la violencia, ordena cortar el agua, la luz y también lo quiere hacer con la Internet”.

El cabildo

Por su parte, el burgomaestre convocó a un cabildo ayer, en la plaza de Yapacaní, que luego fue trasladado al puente, donde se reunieron miles de personas. Allí, acordaron pedir la salida de la Policía y el Ejército, que está en los límites de ese municipio, entre otras medidas.

Flores señaló que se habían reunido 50 dirigentes de 17 instituciones, para acordar el cabildo que pidió el repliegue del Ejército, garantías para autoridades y medios de comunicación, además de coordinación entre dirigentes y autoridades, todo con la finalidad de pacificar Yapacaní.

Además, piden que el expresidente Evo Morales, vuelva a asumir el poder.

Esto se da, luego de que el lunes, gente afín al expartido de gobierno, MAS, atacó la casa y quemó el vehículo del subgobernador, incendió un medio de comunicación y destruyó la comisaría, además de apoderarse de vehículos y armas de la Policía.

Los cortes de agua y luz se realizaron el miércoles tras los enfrentamientos uniformados y grupos afines al MAS, en los que resultó herido de bala letalmente un joven que portaba un arma de fuego con la que disparaba a policías y militares, y otras cinco personas fueron heridas de la bala.

En total, hubo 28 detenidos (entre ellos cinco menores) que serán puestos a disposición de las autoridades judiciales para su procesamiento por lesiones graves, gravísimas, destrucción de bienes del Estado, organización criminal, atentado contra la vida por cortes de servicios de agua, luz, gas y de comunicaciones.

En cuanto a los vehículos policiales, que civiles encapuchados usaban para amedrentar a los ciudadanos, ya fueron recuperados, así como tres motocicletas que fueron halladas en la sede de la Federación Sindical de Interculturales de Yapacaní.

Muerte en Montero

La Policía mostró videos donde se veía a Roberth Ariel Calizaya Soto, victimado de un balazo en el tórax, estaba causando destrozos y disturbios en el mercado de ese municipio junto a un grupo que amedrentaba a los ciudadanos.