La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, posesionó ayer al coronel Rodolfo Antonio Montero Torricos como nuevo comandante general de la Policía. Sustituye en el cargo al general Yuri Calderón, que asumió funciones en abril de este año.

El nuevo comandante policial se desempeñó como director nacional de Planeamiento y también como director nacional de Tránsito. Figura como uno de los oficiales con más alto puntaje, de acuerdo con sus camaradas.

“Hoy, más que nunca, nuestro pueblo nos necesita y ahí estamos, y estaremos como siempre estuvimos, luchando contra el mal, sin discriminación y garantizando el cumplimiento de las leyes. Quiero exhortar a los ciudadanos a que nos reencaminemos en la convivencia pacífica y busquemos el bien común”, dijo la flamante autoridad.

El cambio del jefe policial se produjo en medio de las protestas de diversos sectores que rechazan la renuncia de Evo Morales a la Presidencia. Precisamente ayer, la Policía identificó y aprehendió a ciudadanos de nacionalidad argentina, cubana, colombiana, peruana y venezolana que participaban y dirigían las movilizaciones.

El miércoles se produjo el cambio en el Alto Mando Militar. El general Carlos Orellana asumió como comandante de las FFAA.