Realizó el anuncio rodeada por militares y sus ministros de Gobierno y Defensa. La presidenta Jeanine Áñez determinó la tarde de este viernes asumir “medidas constitucionales” que permitan restaurar el orden público ante las protestas que se radicalizan en La Paz y Cochabamba, principalmente, donde sectores que eran afines al MAS se tornan más violentos.

 "Hemos identificado a grupos subversivos armados conformado por súbditos extranjeros y compatriotas de algunas regiones en conflicto (...). Se ha identificado una estrategia de bloqueo a los servicios básicos como mecanismo de asfixia a las capitales", denunció la jefa de Estado en una conferencia de prensa.

La jefa de Estado indicó que estos grupos armados incitan a hechos vandálicos, como la destrucción de ductos de gas para ocasionar el desabastecimiento en algunas capitales del país. 

En medio de enfrentamientos en Sacaba, entre cocaleros, policías y militares; y una nueva gasificación en cercanías a la plaza Murillo en la urbe paceña, la presidenta Añez aseguró: “Si quieren volver al poder, ganen las elecciones porque nosotros no les vamos a permitir volver a robar”, ratificando que su misión es la pacificación del país y convocar a nuevas elecciones.

Lo que sucede en Sacaba:


Calificó como triste que se agreda a un “movimiento pacífico” e instó a que los grupos de El Alto y cocaleros del Trópico de Cochabamba se unan a los esfuerzos por devolver la calma al país, que vive más de tres semanas de incertidumbre.

A su turno, el ministro de Defensa, Luis Fernando López, pidió a los grupos que protestan a respetar el Gobierno democrático y ratificó que las acciones que irá asumiendo la actual administración estarán enmarcadas en la Carta Magna.