Escucha esta nota aquí

El Gobierno interino de Bolivia convocó ayer a la embajadora de México, María Teresa Mercado, para expresarle su “molestia” por permitir que Evo Morales haga desde el asilo en ese país pronunciamientos “políticos y hostiles”.

La canciller, Karen Longaric, aseguró que ha preocupado “profundamente” la actitud del Gobierno de Manuel López Obrador, por lo que sostuvo una “larga reunión” con la embajadora Mercado en la sede del Ministerio de Exteriores.

“La cité para expresarle la molestia del Gobierno de Bolivia, de que el Gobierno mexicano este consintiendo y tolerando los pronunciamientos políticos y hostiles que está realizando el expresidente Evo Morales contra el actual Gobierno”, sostuvo.

Longaric señaló que “al tolerar estas expresiones”, el Gobierno mexicano “está violando los principios del asilo político” e inclusive está vulnerando “la Doctrina Estrada que tan orgullosamente ha ostentado por casi un siglo el Estado mexicano”.

La Doctrina Estrada se fundamenta en aspectos de la política internacional, especialmente el principio de no intervención y derecho de autodeterminación de los pueblos.

Entre otros puntos afirma que gobiernos extranjeros no deberían juzgar administraciones o cambios en las mismas de otras naciones, ya que implicaría una violación a su soberanía.

La canciller interina lamentó que “hoy estamos viendo que el Gobierno de México “está consintiendo” aquellas declaraciones “y está desconociendo al Ejecutivo de Áñez, “un Gobierno constitucionalmente conformado”.

“Entonces hay una molestia muy grande de parte de Bolivia pero sabemos que no es el pueblo mexicano, sino el Gobierno mexicano que en esta coyuntura está inclinando la balanza en favor de los asilados políticos”, manifestó.

 

Respaldo ecuatoriano a Áñez

Ecuador auguró éxitos al nuevo Gobierno encabezado por la presidenta Jeanine Áñez, en un comunicado difundido ayer con el que da su reconocimiento de facto a la nueva presidenta.

“El Gobierno ecuatoriano le augura éxitos en sus funciones, en especial en su cometido de restablecer la paz en todo el territorio boliviano, en el marco de la Constitución y las leyes nacionales”, expresó la Cancillería ecuatoriana en su primera reacción a la renuncia de Morales y la entrada en funciones de Áñez.