El astro argentino Lionel Messi lanzó un gestó para mandar a callar al técnico de Brasil, Tite, durante el clásico de ambas selecciones que se cumplió el pasado viernes en Riad – Arabia Saudí, con victoria de la albiceleste contra la canarinha por 0-1.

El entrenador brasileño reclamó por una tarjeta amarilla para Messi por una entrada. El capitán del Barcelona le pidió silencio. La imagen fue captado por Globosporte de Brasil y se viralizó en las redes.

"Me quejé porque creo que Messi tendría que haber visto tarjeta amarilla y él me mandó que me callara la boca. Y acabó. No quiero hablar más. Si no pones a un árbitro grande, te traga", explicó el técnico de la canarinha que no quiso entrar en polémica.

En la Copa América de Brasil ya se tuvo registro del cruce entre ambos durante la semifinal que ganó la canarinha por 2-0 a la albiceleste.