Final inesperado. Tony Breeden, portero del Nuneaton Borough marró un penal con un remate arriba del arco y terminó tirando la lámpara de iluminación del estadio The Triton Showers Community Arena. La falla se hizo viral por las redes sociales.

El Nuneaton Borough iba venciendo por 2-0 al Tratford Town. Breeden subió a pedir la ejecución de la pena máxima con tal desafortunado desenlace. Por fortuna, la lámpara quedó colgada de los cables y no hirió a ningún espectador.

Después de lo sucedido, Breeden volvió a su arco de inmediato pero en el estadio los aficionados empezaron a ironizar con la jugada subiendo los videos a Twitter.