Los productores lecheros de la provincia Ichilo de Santa Cruz están sufriendo millonarias pérdidas a consecuencia del bloqueo de caminos en inmediaciones del puente de Yapacaní, que impide transportar la leche y sus derivados hasta la planta de PIL y Purita, así como a los mercados de la capital cruceña.

Una integrante de la Asociación de Productores de Leche de Yapacaní (Asople) explicó que, ante el acuerdo para levantar el bloqueo, que luego fue desconocido, llenaron las tres cisternas que poseen, cada una con capacidad para transportar 20.000 litros de leche, para surtir las plantas de PIL, Purita y a los mercados, pero los vehículos no pudieron cruzar el puente de Yapacaní por la protesta. Ante esa situación, tuvieron que regalar a los pobladores y hasta tirar la leche al suelo, porque el producto corría el riesgo de descomponerse.

“Estamos atravesando por una situación crítica, con pérdidas inmensas en el sector lechero, los socios tenemos deudas. Generamos trabajo para la población, y esos trabajadores también tienen familias. Estamos atravesando el peor momento”, relató a EL DEBER y evitó identificarse por temor a represalias.

Asople procesa aproximadamente 100.000 litros de diarios de leche y este producto está siendo regalado en los municipios de la provincia Ichilo, porque ya no tienen espacio para almacenarlo.  

“Nos sentimos encarcelados en nuestro propio municipio”, lamentó al momento de expresar su impotencia por no poder hacer nada ante los bloqueos.

Los más de 300 socios de Asople están desesperados ante la radicalización de las medidas de presión de los afines al MAS.