La empresaria Amelia Solórzano nació en Potosí, pero radica en Santa Cruz desde hace 43 años, y fue en esta tierra donde inició su ‘imperio’ de ropa deportiva femenina, que llamó Patra y que acaba de celebrar sus bodas de plata.

Juan Carlos Rivero, director periodístico corporativo del Grupo Multimedia EL DEBER, recibió a la destacada empresaria en nuestro tradicional Café de la Siesta para conversar sobre su fórmula del éxito y los proyectos de Patra con miras a un nuevo año.

Ella llegó acompañada de sus hijos, que son parte importante del negocio familiar, y de Iciar Díaz, miss Bolivia Mundo 2019, que recibió el título de miss Deporte Patra en el Miss Bolivia.

Así, alrededor de una mesa repleta de delicias orientales, la admiración por esta emprendedora boliviana creció mucho más.

 Pasado

Patra empezó con dos trabajadoras: una diseñadora, función que asumió Amelia, y una costurera. Ambas mujeres ideaban y confeccionaban las prendas que durante siete años comercializaban únicamente en la ciudad fronteriza de Yacuiba. Hoy, la empresa cuenta con 28 trabajadores directos y tiene presencia en Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, Tarija, Oruro y Potosí. Sin embargo, sus productos se venden en todo el país.

En 2012, la marca llegó a los principales certámenes de belleza, en los que otorga el título miss Deporte Patra, y en 2015, saltó al Bolivia Moda, donde participa de manera ininterrumpida.

Futuro

En 2020, proyecta diversificar su oferta con trajes de baño y ropa deportiva masculina.

Además, instalará una planta más amplia en el Parque Industrial, desde donde seguirá creando productos de primera calidad que enorgullezcan a los bolivianos.