Escucha esta nota aquí

Ningún candidato salió elegido este jueves en la primera ronda de votaciones para presidente de la República de Italia que se celebra en el Parlamento, cargo para el cual la centro izquierda propuso al juez constitucional y figura antimafia Sergio Mattarella.

Reunido en sesión conjunta, el Congreso concluyó hacia las 18:30, hora local, su primera votación para elegir al jefe de Estado, en la que dominó la papeleta en blanco.

Las votaciones continuarán el viernes y no se excluye que el sábado se conozca al ganador, ya que es probable que ninguno de los candidatos alcance los dos tercios de los votos necesarios, 673, en las tres primeras rondas de votaciones.

Ningún candidato de consenso entre izquierda y derecha fue escogido durante el plazo de 15 días previsto por las normas, entre la renuncia de Giorgio Napolitano, el 14 de enero, y el inicio este jueves de las votaciones.

El abandono de una candidatura de consenso afecta a la derecha del magnate Silvio Berlusconi, quien aspiraba a obtener un acuerdo.

"Votaremos en blanco, aún después de la cuarta votación", anunció decepcionado Berlusconi, tras consultar a los dirigentes de su partido, Fuerza Italia.

La candidatura de Mattarella fue presentada poco antes de las votaciones por el primer ministro Matteo Renzi en un discurso ante los parlamentarios del Partido Democrático, primera fuerza política del país.

"Es el hombre de la legalidad, de la batalla contra la mafia", afirmó Renzi, al proponer el nombre del jurista, de 73 años, como candidato del mayor partido de Italia.

Renzi espera obtener el apoyo de las otras fuerzas políticas moderadas para que Mattarella, entre los fundadores del Partido Democrático (PD), quien proviene de la otrora Democracia Cristiana y ejerce desde el 2011 como juez del Tribunal Constitucional, sea elegido después de la cuarta votación, es decir este sábado.

"Es nuestro único candidato", aseguró Renzi.

Lanzar falsos candidatos, “quemar” rivales y ocultar el nombre hasta último momento han sido tradicionalmente algunas de las estrategias para elegir a la personalidad que ocupará por siete años el legendario palacio del Quirinal.

La renuncia presentada hace dos semanas por Napolitano, que está por cumplir 90 años, abrió la pugna por el sucesor, quien tiene la tarea de garantizar la estabilidad política del país y el cumplimiento de la Constitución.