Escucha esta nota aquí

Texto: Victoria González

Existen avances científicos dignos de la ciencia ficción, del mismo modo que preocupaciones inspiradas en un pasado irresuelto.

Para el año que viene, según predicciones, los expertos se enfocarán, especialmente, en determinados temas. Uno de ellos es la biomedicina y la lucha contra el cáncer, con énfasis en el campo de la inmunoterapia, la detección precoz, las mutaciones y la medicina regenerativa.

Otra inquietud es la erradicación de enfermedades como polio y ébola a través de los estudios en microbiología.

En la lista está el caudal de conocimiento que aporta la ingeniería genética, que permitiría saber qué problemas resuelve la modificación genética que no se puedan solventar por otros medios, identificar el origen de las enfermedades minoritarias para desarrollar terapias más específicas.

Con la biotecnología, aunque ya se ha logrado el cultivo de piel que permite erradicar la práctica de testear productos con animales, se avanza a la ‘fabricación’ de órganos completos a partir de células del propio paciente. En este ámbito, también se están estudiando microorganismos determinados, que son como una huella dactilar microbiológica con la que puede armarse un banco de datos para escenas de crimen.

Inevitable cambio climático

Una de las grandes preocupaciones de los tiempos modernos tiene que ver con el medio ambiente. El reto de 2020 es comprender mejor cómo el cambio en el clima afectará a la ‘biodiversidad escondida’, es decir a la que albergan los suelos. Asimismo, los expertos ya anuncian que las dietas basadas en carne animal no son sostenibles ante el inminente escenario de superpoblación y, aunque ya existe la carne de laboratorio, por el momento es muy cara. Habrá nuevos alimentos y puede que muchos estén basados en microorganismos, como microplancton, microalgas, etcétera.

En cuanto a viajes espaciales, habrá incursiones en la Luna; la idea es iniciar viajes comerciales en 2025.