Destroyers no levanta cabeza desde hace cuatro fechas en el torneo Clausura. El cuadro aurinegro perdió de local este jueves ante Bolívar por 2-3 y sigue a los tumbos porque sumó su tercera derrota consecutiva.

Para la academia paceña son tres puntos de oro, que la mantienen en la lucha por el título. Mala jornada para los cuchuquis que, además de la derrota, se quedaron sin el venezolano Rodderick Perozo y Marcelo Villagomez, ambos mediocampistas, por lesión.

En la primera parte, fue determinante la aparición del venezolano Rodderick Perozo, ya que por derecha fue el único que generó peligro sobre el arco de Gerardo Moreira.

Un tiro de esquina, que el zurdo mediocampista ejecutó a los 21 minutos permitió que el colombiano José Cortés se anticipe al golero de Bolívar y con la mano (falta que no vio el árbitro ni sus asistentes) logró enviar la pelota al fondo de la red.

Pese al reclamo de los jugadores celestes, el gol se convalidó e hizo que el partido creciera en intensidad, ya que Bolívar debió acelerar el ritmo para buscar la paridad. En ese afán, hizo que la academia paceña se vaya con todo sobre zona rival y debilite su defensa, lo que permitió que, en un contragolpe, Christian Machado cometa una fuerte falta sobre Perozo, cuando éste se escapaba en una clara opción de llegar a la segunda conquista. El árbitro apenas lo amonestó.

De todas formas, fue reflejo de lo que pasaba en el partido. Bolívar buscaba afanosamente el gol del empate, que por poco lo consigue a los 39 minutos con un cabezazo del español Juan Miguel Callejón que dio en el travesaño, y un Destroyers que se defendía con uñas y dientes, dejando como opción el contragolpe, que casi siempre comandó Perozo.

En el complemento, Bolívar sorprendió a su rival con dos goles en menos de dos minutos. A los 49’ apareció Callejón para sacar provecho a un mal rechazo de Junior Menezes y a los 50’, Castellón puso en ventaja a su equipo tras otro descontrol defensivo de los locales.

Y los yerros defensivos de Destroyers no quedaron ahí. A los 54 minutos, una mano en el área de Roly Sejas provocó una falta penal, que ejecutó muy bien Juan Carlos Arce para poner a la visita 3-1.

Fue un momento complicado para Destroyers, que además perdió a Perozo a los 68’, que volvió a resentirse de una lesión, y a los 78’ Villagoméz, en un forcejeo con un rival se lastimó el brazo derecho. Este último dejó a su equipo con un hombre menos porque el DT Carlos Leeb ya había hecho los tres cambios correspondientes.

Aún con ese panorama, Destroyers se dio modos para generar peligro y premio a esa actitud, y al jugador que demostró gran empeño, llegó el descuento a los 85 minutos mediante Cortés.

Esta conquista le puso un ingrediente especial a los minutos finales porque el dueño de casa intentó llegar a la paridad. No lo consiguió. Bolívar estaba más entero y dispuesto a luchar por su victoria, que la consiguió para seguir de carca al líder Wilstermann que la noche de este jueves goleó a Blooming (0-0) en la capital cruceña.