Por su origen judío, Samy Schwartz acostumbraba a decir "shalom" después de tomar una fotografía. Ahora, sus seres queridos y conocidos son los que se despiden de él para siempre, en un ritual lleno de significados. 

Después de más de un día de velorio, los restos del fotógrafo radicado en Santa Cruz hoy fueron llevados al Cementerio Israelita para ser enterrados. El cajón donde estaba el cuerpo estuvo cerrado todo el tiempo. 

Todos los varones, sean o no de la religión judía, lucieron una kipá (una pequeña gorra ritual usada tradicionalmente por los varones judíos) preferentemente de color negro. Esa es la tradición al ingresar a cualquier cementerio judío. 

La familia del fallecido agradeció por el cariño y respeto que muchos mostraron en redes sociales por Samy. "Ténganlo siempre en su corazón porque la lucha de él es la de todos. No hay que rendirse. Hay que apuntar con la verdad como siempre Samy lo hizo. Para su gloria seamos sus soldados", dijo en el funeral un representante de la familia del también activista por los Derechos Humanos. 

Para saber

Samy Schwartz (55) falleció cerca de la medianoche del miércoles, en su domicilio, por un paro cardiorrespiratorio. Sus restos fueron velados el salón Círculo Israelita (Barrio Equipetrol Norte, frente a la plazuela Sebastián Molina). 

Video del entierro: